ENSEÑANZAS DEL MAESTRO ST. GERMAIN

Preguntas con Respuestas.

EXPERIMENTAR LA CONCIENCIA DE CRISTO EN VUESTRO INTERIOR, AMANDO INCONDICIONALMENTE AQUELLO QUE SOIS, MIENTRAS EXISTÍS Y PERMANECÉIS EN VUESTRA REALIDAD EN ESTE MOMENTO DEL TIEMPO, CREA LA RESONANCIA DENTRO DE VUESTRO SER,  QUE ATRAE LA ESENCIA IDÉNTICA  QUE HAY EN EL INTERIOR DEL  CUERPO OPUESTO DE LA ENERGÍA DEL ALMA. 

EL ESPÍRITU AFÍN SE MANIFESTARÁ EN LO FÍSICO COMO UNA PROGRESIÓN NATURAL Y SE FUNDIRÁ CON VUESTRA ENERGÍA Y VOSOTROS CON ÉL, Y AL FUSIONAROS MÁS Y MÁS Y BEBER MÁS Y MÁS DE LA COPA DEL OTRO, OS CONVERTÍS EN UNO, Y OS CONVERTÍS EN LA FUERZA Y EN EL AMOR DEL OTRO, MIENTRAS ESTO OCURRE,  EXPERIMENTÁIS LO QUE SE LLAMA ILUMINACIÓN.

En vuestro sueño, muchos de vosotros habéis contemplado la esencia de vuestro espíritu afín, y éste os ha contemplado a vosotros. Los sueños que tenéis, y que carecen de sentido y que no podéis explicar, se deben a que estáis experimentando del otro lado de los límites del espacio y del tiempo con otros aspectos del YO. Tienen sentido para vosotros, porque al intercambiar conocimiento y capturar sabiduría os volvéis completos,  enteros,  unificados en la Unicidad.

Hay algunos cuyas parejas son sus espíritus afines y aquellos que contemplan a los espíritus afines. En verdad que ésta puede ser una situación muy interesante. De momento basta con decir que es interesante. «Explosiva» es la palabra. 

Sin embargo, se debe a que os veis enfrentados con esa parte de vosotros del género opuesto que no deseáis encontrar. Aquello que os moleste más llegará a vosotros porque no lo habéis abrazado en el Yo, y por consiguiente llega a vosotros para mostrároslo con el fin de que podáis abrazarlo en vosotros y fundiros en la armonía y el equilibrio. Aquello que os frustra llegará a vosotros, pues son los limitadores, las espinas que os separan de vosotros, que os impiden entender el gozo de vosotros. Cuando podáis amar esa espina, entonces reinará la armonía.

 

P: St. Germain, ¿quiere decir que todas las experiencias en nuestro estado de sueño están relacionadas con nuestros espíritus afines?

Todas son un intercambio en sabiduría. Algunas son experiencias con vuestros espíritus afines, pero todas, sin importar qué sean, os aportan sabiduría. Veréis, hay más de dos espíritus afines. Hay dos espíritus afines en la comprensión de la esencia de la energía del alma masculina y femenina, pero dentro del hombre y de la mujer hay multitud, ¿correcto?

 P: ¿Y qué hay de la contemplación con miembros de la familia del espíritu afín de uno, con aquellos del mismo género sexual? ¿Estas experiencias aún tienen lugar?

Desde luego. 

 P: De modo que las experiencias que uno podría tener con un espíritu afín del  género opuesto se podrían tener con…

… con un espíritu afín del mismo género. Por supuesto. Espíritu afín no significa compañero sexual. De lo contrario lo llamaríamos de esa manera. 

  P: ¿Por qué las trece familias?

Es la comprensión de los rayos del espectro que se perciben en la tercera densidad como materia coagulada. Por ende, el 13 es un número muy poderoso, ya que es el Todo en lo físico. No el Todo en armonía con la esencia de Dios, sino el Todo en la comprensión de la creación manifiesta llamada Tierra. Por consiguiente, el 13 se encuentra en todas partes, incluso en vuestros registros antiguos. Adán y Eva en el Génesis… es una descripción simbólica de la división de la Unicidad, desde la androgenia, en hombre y mujer. Se diseminaron y plantaron su semilla en la Tierra. ¿Sabéis qué significa esto? Que partieron y crearon de la esencia del cuerpo del espíritu afín, de la energía de las multitudinarias esencias del alma llamadas hombre y mujer.

 P: ¿Cuál es el hilo conductor común, la resonancia, dentro de la familia de un espíritu afín?

Tendréis resonancia cuando lleguéis a la infinitud, pero mientras permanezcáis y moréis dentro de vuestro físico y de sus percepciones, entenderéis esa resonancia sólo con aquellos aspectos que reconocéis como parte del YO, que habéis acopiado en vosotros en esta realidad. Al experimentar en otras realidades, es otra frecuencia y agrupará diferentes resonancias hacia sí, hasta que todas se junten en Una.

 P: ¿Sucede a menudo que los espíritus afines del género opuesto nacen en esta experiencia vital en un año similar, o a menudo existe una gran diferencia de edad?

Depende de la elección de las entidades, amados míos. Sucede en todo tipo de circunstancia. Las formas en las que han de ocurrir no están limitadas. Vuestra esencia de Dios que elige es ilimitada. Podéis reconocer a una madre que babea y admira a su hijo. Quizá sea su espíritu afín, pero no tiene una consistencia de edad para experimentarlo como una relación con el género opuesto. ¿Comprendéis?

 P: Sí, lo comprendo. No funciona de ningún modo específico.

Así es. Os diré lo siguiente: Vuestro espíritu afín no os quitará el dolor.

Vosotros os quitáis el dolor, eligiendo estar en armonía y en alineación, eligiendo no experimentarlo como dolor, sino como gozo. Es una elección. 

 P: ¿Cómo se reconoce a un espíritu afín?

Es una pregunta muy popular. ¿Cómo conocéis a vuestro espíritu afín? Bueno, ¿cómo os conocéis a vosotros mismos? ¿Os reconoceríais si os encontrarais en un pasillo?

 P: Creo que sí.

Es lo mismo. 

 P: Entonces se trata de alguien que es muy parecido a uno…

Sentiréis que el corazón se agita. En verdad que sentiréis la vibración revolviendo la emoción, como un gran cazo en vuestra alma. Empezarán las palpitaciones del corazón, la respiración se acelerará, vuestra energía vital pulsará a una frecuencia más alta. Lo reconoceréis de esta manera, pero no os sorprendáis si no es el amante de vuestros sueños, si no sois los amantes de vuestros sueños.

Os diré esto: Muchos de vosotros paseáis un día de verano y sentís algo en el pecho, una agitación, una vibración… ahí hay alguien. Dais la vuelta, y «Oh, pero si sólo es un vagabundo». Entonces apartáis la mirada. «No era nada.» ¿Veis cómo os llegan los juicios? Son vuestros maestros, comparados con aquello que yo soy os reflejan ante vosotros mismos. 

  P: ¿Las llamas gemelas son más como una compañera del alma?

Son una reverberación de resonancia idéntica de la misma frecuencia en el interior de distintos cuerpos de energía.

 P: ¿Hay muchas llamas gemelas uniéndose en este tiempo?

Desde luego, porque nacen muchos en la conciencia de Cristo. 

 P: ¿Amar aquello que no nos gusta en nosotros es aprender a amarlo en ellas para que podamos amarnos más?

En verdad que así es, pero no se trata de una presión. Al contemplar a vuestros espíritus afines, os encontraréis en muchas situaciones de perplejidad. « ¿Cómo me metí en esto?»  

En ocasiones os sentiréis en un estado muy emocional,ya que las       emociones se presentan para que podáis reconocerlas y abrazarlas a todas. 

Os correrán las lágrimas, vuestro dolor hará acto de presencia… no es sólo la confluencia. Serán vuestros espíritus afines que vendrán para fundirse con vosotros en vuestro cuerpo de luz. En verdad que vuestros hermanos, todas vuestras relaciones de negocios, pues éstas también lo son, todas estas relaciones llegarán a vosotros para que aprovechéis la sabiduría que os aportan. Se están acercando a vuestro corazón, salen a la superficie como emociones, pues están ahí para que recurráis a ellas. Lo que tenéis que hacer es accionar la bomba con amor, y las aguas de la vida fluirán y fluirán, y a veces os preguntaréis cómo cerrarlas. «¿No basta ya? ¿Cuándo va a parar? ¿Cuánto puede aceptar una entidad?» De vez en cuando os oigo decirlo a todos vosotros, pero cuando juzgáis la cantidad, simplemente os situáis en una mayor separación. Fluir con la corriente de las aguas de la vida es sacar más y más experiencias y de esta manera os expandís eternamente hacia la eternidad. ¿Sabéis lo que es para siempre? Es algo que no acaba nunca. Es tan pleno que no se puede entender Vuestro deseo de parar el reloj por un tiempo es vuestro deseo de juzgar y no amar lo que está sucediendo. Si de verdad lo estuvierais disfrutando en vuestro momento presente, y a plena maravilla, desde luego que desearíais continuar, pues sabríais que es hermoso.

Todo esto es un espíritu afín, y pensasteis que veníais aquí a hablar de romance, pero ¿sabéis?, éste es un romance de la más grande naturaleza. No vamos en busca de bagatelas, vamos en busca del Uno, y el Uno es Dios.

 P: St. Germain, al enamorarse uno tan profundamente de toda la vida, ¿no está uno enamorándose por ende de la esencia del alma del YO personal en toda la vida?

Desde luego.

 P: Y entonces los espíritus afines se manifiestan en el momento, físico o no físico,¿correcto?

Por supuesto. Cuando os desprendáis de la idea de que el espíritu afín es una entidad que os traerá felicidad y lo veáis como el resto de la humanidad, entonces la entidad, el espíritu afín, que os permitirá la experiencia de la felicidad, aparecerá. Es una dicotomía, una gran paradoja de la vida, pero así es como funciona en vuestra realidad. 

 P: Estoy un poco confuso sobre la diferencia entre un espíritu afín y una llama gemela. ¿He de entender que una llama gemela es tu frecuencia exacta en su totalidad, pero que un espíritu afín es sólo una parte de eso?

El cuerpo de energía vuestro que es femenino tiene en su interior muchas frecuencias de desviación del espectro de luz diferentes. Como la frecuencia específica que percibís como vosotros mismos tiene una resonancia, existe una resonancia correspondiente en el cuerpo masculino de energía. Ésa es vuestra llama gemela. El resto son espíritus afines. Las dos juntas se encienden mutuamente y se transmutan en una totalidad que reunirán a todos.

  P: ¿Esta resonancia permanece conmigo sin importar…?

En esta experiencia vital entendéis vuestra llama gemela como una frecuencia particular de vibración. En verdad que podéis llegar a la luz y elevar esta vibración a una resonancia más elevada, pero al hacerlo expandís el horizonte de las vibraciones. No es un cambio. Es una fusión… una adición, si lo preferís. Se llama iluminación, formar parte de la luz. Añadir más de vuestra luz a vosotros mismos, de modo que os veis aumentados y expandidos. ¿Comprendéis?

 P: St. Germain, no es necesariamente cierto que si uno es en lo físico, nuestra llama gemela también lo sea, ¿verdad?

Así es. « ¿Dónde, oh, dónde está mi espíritu afín?» Vais en pos de él.

 P: Exactamente, ahora sólo espero que suene el timbre.

Recordad que el pomo de la puerta está en el interior. Abrís la puerta a vuestro espíritu afín abriendo la puerta hacia vosotros.

 P: ¿Y qué sucede cuando pertenecen al mismo género en lo físico? ¿Es posible?

Desde luego, los llamáis hermanos. Muchos de vosotros los llamáis gemelos inseparables.

Cuando uno deja este plano para ir a otra realidad, el otro lo sigue, pues en verdad experimentan un vacío dentro del corazón.  Han sentido que han perdido una parte de si mismos,   y van a la realidad que ya han idsus  esritus afines.

Experimentarán de esta manera hasta que se den cuenta de que son una totalidad en sí mismos. Siempre siguiendo al otro, siempre en busca del otro. Mientras seáis buscadores, os convertiréis en el maestro supremo sobre cómo ser un buscador. Muchas veces me pregunto qué es lo que haríais los buscadores si alguna vez lo encontrarais. Ya no tendríais una afición. 

 P: St. Germain, ¿podría hablar acerca de su llama gemela y darnos una idea, si es posible, de las encarnaciones que ha tenido?

Ha tenido varias contrapartes en lo físico y muchas en lo no físico. Las contrapartes en la historia son resplandecientes. El principio materno de la vida en Egipto: Isis. La portadora de agua, la comprensión de la vida para suplicar, nutrir y flotar y en verdad mantener a todos los que van a sus aguas. Estuvo en la Atlántida, Egipto, Grecia e Israel. Algunos de sus nombres no se han registrado. Experimentó mucha humildad de vida, y en ocasiones esterilidad. Comprendió la pobreza, el dolor y el sacrificio, el amor definitivo. Participó en llevar la semilla de Abraham a la tierra de Israel. Participó con el rey David. Una vez formó parte de un harén. Ningún nombre histórico, pero grandiosa y amada por todos…….  Os diré esto: 

Cuando la contemplé, quedé paralizado, aunque no supe por qué. 

Su cabello centelleaba bajo el sol dorado, suave como una recién nacida. Su semblante era dulce como un melón, y sus mejillas como el color de una rosa. Su aliento era madreselva, y en verdad que su tacto era como el tacto de Dios. Sonreía y reía como una niña jugando. Corría por los viñedos. Ahí es donde la conocí, y os preguntáis por qué tengo tanto deseo por el rubí. Nutrió las parras y las vides con caricias de amor como si fueran sus propios hijos, y yo me enamoré de una visión hermosa de Dios. Cogí su mano y lloré. Caí de rodillas sobre la tierra, y lloré porque sentí una gran adoración por lo bella que era.

¿Sabéis lo que me dijo esa gran maestra?

«Soy tu espejo.» Ésa fue la primera vez que la escuché. Grandiosa maestra, lo femenino es maravilloso, y le enseña a la esencia masculina como amar, como permitir y entregarse al Dios Yo Soy de ellos mismos. ¿Sabéis? me he encarnado como una mujer, pero jamás he dado hijos a luz. Ese es el don de la vida que en verdad es precioso, un don incomparable… dar vida espontánea, creativa y sustentadoramente, en el estilo en que creáis con vuestra propia carne y sangre aquello que es de carne y sangre. Experimenté el amor de un modo que nunca antes había experimentado, y conocí a mi espíritu afín porque me comprendí a mí mismo. Esto sucedió después de mis días de picaresca y vagabundeos, y cuando había comprendido mi anhelo y añoranza del amor.

Pero no consideré en mi interior que había sido recompensado,  y encontré una joya preciosa eternamente generosa, comprensiva y amante.

Me fundí con ella en la esencia del alma y me convertí en Dios.

Fue poco después de contemplarla cuando lloré en el prado y contemplé a Dios en el amanecer y conocí la ascensión.

No me fundí con ella físicamente porque la preciosidad de la vida se hallaba más allá de lo físico en aquel punto de la madurez de la esencia de mi alma.

 P: St. Germain, ¿es posible para un espíritu afín desear estar con otro espíritu afín y que el otro no desee encontrarse bajo esa luz?

Comprendo de lo que hablas. En ese caso el espíritu afín desea experimentar esa realidad específica. Veréis,…. en toda experiencia hay divinidad, de modo que no hay que verlo como una limitación, ya que sigue un conocimiento grandioso. Percibir y recibir las vibraciones de vuestro espíritu afín sin unión física

—sin una participación de naturaleza romántica—, ocurre para que podáis conocer a vuestro espíritu afín del género opuesto en todas las facetas de la experiencia, y para obtener conocimiento de vosotros en la totalidad: Aquello que es platónico y aquello que no lo es.

Veréis, es un gran acertijo que llamen a eso platónico, porque Platón no lo fue. Vuestros hermanos son grandes reflectores de pureza y claridad en la experiencia de la esencia de vosotros del espíritu afín.  

Llegarán directamente a vosotros y dirán:

«Oh madre, ¿por qué has hecho eso?» Y de repente tendréis que enfrentaros a vosotros mismos.

Percibid la sabiduría que os brindan desde su corazón, desde la pureza de su ser, recibidla, atesoradla y amadlos por el don que os dan. Reprenderlos porque os han avergonzado sólo aporta una mayor separación. Hacedles saber la belleza y el don que os regalan, hacedlos partícipes de la sabiduría que habéis entendido. Todos los niños que llegan a la superconciencia de la tierra en este tiempo os traerán regalos;  más que las perlas de sabiduría de la época de los maestros, pues contendrán todas las joyas del cofre del tesoro de sí mismos. Lo que tenéis que hacer es recogerlo y expresar gratitud hacia ellos por el don divino de compartir que exhiben. Vienen aquí con este objetivo, no para verse restringidos o limitados a una mayor separación, sino para ser liberados en la unidad de la Unicidad,  liberados en la sabiduría que contienen en su propio pecho. Mientras amamantáis a vuestros hermanos, haced que salga el don del amor en vuestra leche y les devolveréis lo que habéis recibido. El don del amor dentro del sustento que reciben es el donde la vida, el don de la regeneración. Es el flujo eterno de la vida.

Esta vez tendrán una preferencia particular por el violeta, pues están fundiendo lo masculino con lo femenino, y eso es lo que es el violeta. No están convirtiéndose en niños o niñas, sino en hijos de Dios.

No les regañéis por su calidad de andróginos. Amadlos por su unidad, y de ellos reflejad vuestra propia unidad. Compartid con gozo y rejuveneceos entre vosotros. Espíritu afín con otro espíritu afín. Que así sea.

 El Dios Yo Soy dentro de vosotros deseó experimentar el plano de la Tierra, entender la creación y la manifestación, experimentar la dimensión de lo físico.

Las perlas de la sabiduría transportan en sí justicia eterna.

 ¿Sabéis lo que es la justicia eterna? Es júbilo, gozo y juegos; chapotear en los charcos de la vida, bailar en la lluvia, dar vueltas sin preocuparse del espacio ni del tiempo. La preocupación porque la vida tenga que ser de una manera es un juicio vuestro personal. Dejad que sea como es y sed felices sin importar cómo es.

Dejad que juzguen los otros, si así lo desean, pero el entendimiento de la felicidad, el gozo y la falta de juicio son una elección, ¡no un resultado!. Al presentarse ante vosotros disponéis de esa elección en cada momento. Una y otra y otra vez podéis elegir gozo y gozo y gozo.

 Liberad el tiempo esclavista y os sumergiréis en el momento del ahora y os encontraréis libres. La justicia surge como el equilibrio.

Abrir el pecho a la Tierra, a la experiencia de la vida, sin importar cómo se presente ante vosotros, sin juicio, es vulnerabilidad.

¿Y qué es la vulnerabilidad?

Permitir que vuestro corazón sea penetrado por las flechas de Eros, y en verdad que sois vosotros los que tenéis el arco.

Podéis atravesar vuestro propio corazón con amor divino  hacia vosotros y así lo hacéis para toda la humanidad.  Atravesad vuestro pecho con  este conocimiento y atravesaréis los aspectos multidimensionales de vuestros espíritus afines y os encontraréis en otra dimensión, pues habréis atravesado el continuo temporal hacia la eternidad. Eso es la ascensión. Es lo que algunos llaman el éxtasis. Es Dios realizado.

 Entrad en una experiencia de pasión, encended un gran fuego, sentid el calor de esa hoguera. Calentad vuestra fría espalda en sus caricias. Entended que en verdad es poderoso y transformador, aunque también os nutre y ama. Al fundiros con ese fuego, esa maravillosa iluminación de Dios, del Ser  —la presencia de la fuerza creadora—, en vuestra vida caminaréis sobre brasas; pero si no conocéis el juicio, no estarán calientes. Los rescoldos calientes son la experiencia impetuosa de vuestra vida, percibida como la fiebre divina. Muchos de vosotros habéis oído hablar de ello. Vuestras escrituras antiguas os hablan de esa fiebre divina. Es una experiencia que eleva la temperatura, una reacción química de vuestra encarnación. Cuando la energía penetra el sello de la corona de vuestro cuerpo, os fundís con las otras esencias que sois vosotros, vuestros espíritus afines, y os sentiréis galvanizados con mucha s energía que aquella a la que estais acostumbrados. 

Vuestro cuerpo cambiara y se transformará para acomodar esa energía.  Las neuronas de vuestro cuerpo cambiarán. Vuestra columna vertebral se bifurcará en dos, pues en verdad que las polaridades se equilibrarán en muchos sentidos. Tanto el negativo como el positivo recorrerán vuestra columna.  La sobrecarga de la glándula pituitaria, al distribuir los elementos químicos de 

vuestro sistema, se experimentará como un dolor de cabeza, pero es una sobrecarga. Es el botón de alarma. Es el indicador rojo. Al sonar, y cuando os llenéis el estómago con medicamentos, notaréis aún otra transformación, ya que cuando se produce una sobrecarga de la provisión de la naturaleza siempre hay otra puerta, otra abertura. De modo que la provisión de la naturaleza para esa sobrecarga es canalizar la energía a una glándula que no se ha usado durante eones de vuestro tiempo y que es la glándula pineal, que se abrirá y florecerá por sí sola.

 Vuestra glándula pineal provocará un aumento de la temperatura, porque distribuirá incluso más elementos químicos por todo vuestro sistema. El cerebro es un receptor. Es un instrumento. No es donde moráis, sino un grandioso instrumento que proyecta la energía para capacitar el cambio. Al notar las molestias y los dolores que avanzan por vuestra encarnación, será una nueva energía introducida en vuestro sistema a la que no estáis acostumbrados y que se percibe como molestias y dolores sutiles y vagos. Está alineando vuestros órganos. Algunos se disiparán. Algunos en verdad que aumentarán y se expandirán, como vuestro corazón. Las cámaras no estarán divididas, y veréis que también vuestra presión arterial cambiará. Asimismo, el sistema de distribución de vuestro cuerpo en lo referente a los alimentos entrará en transición. En ocasiones experimentaréis una cierta indigestión, pues se está alineando para no digerir los alimentos de energía más pesada, ya que en la superconciencia no compartiréis ningún alimento. Tendréis acceso directo a la energía de vuestra atmósfera y accederéis a ella siempre que haya un vacío en vuestro sistema. Se crea un vacío y el flujo fluye. Se tomará agua, pero no alimentos. Estos cambios y modificaciones en vuestro interior se aceleran aún más que lo que están en la actualidad, y lo mismo ocurre con vuestros espíritus afines.

Notan estos cambios y algunos se sienten confusos, aunque no residan en lo físico porque incluso en una manifestación no física perciben cambios a pesar de que sean sutiles; siguen siendo cambios de frecuencias, de energía.

Por ende, al entrar en la Unicidad es imprescindible que vuestro espíritu afín también lo haga.

Se trata de una progresión natural.

 Algunos de vosotros percibiréis la belleza de un magnífico y maravilloso anocher de vuestro tiempo, y al aspirar el aroma del otoño, el perfume de vuestro verano, el almizcle de la vida a vuestro alrededor, de repente os sentiréis jubilosos, alegres, vibrantes, deseosos de darle al plano de la Tierra todo lo que hay, todo vuestro amor, todo vuestro Dios.

Cuando experimentáis esto, también lo hace vuestro espíritu afín. Es la pasión por la vida. En verdad que es la intensidad de experimentar lo físico, aunque la pasión en lo físico también es divina y válida. 

 La fusión sexual con vuestro espíritu afín físico se concede a aquellas entidades que lo buscan en el exterior y que en verdad están desplegándose hacia la infinitud.

Al intercambiar energías físicamente apasionadas 

con estas entidades, estaréis intercambiándolas 

con vosotros, iluminándoos. 

La explosión, la culminación de dicho intercambio os llegará como una hermosa exhibición de fuegos artificiales, pues en verdad que se trata de la explosión de Dios, que es la comprensión de todas vuestras versiones del espectro unidas para experimentar un éxtasis épico. De modo que no juzguéis la pasión en el sentido físico.

No es necesario obligaros al celibato para convertiros en Uno con Dios. Forzar algo indica resistencia, y si existe resistencia en vuestra conciencia, entonces no estará alineada ni sintonizada con el gozo.

Os diré que la no necesidad para la fusión física surgirá de forma natural con el tiempo, y eso os llevará a la ascensión y a lo no físico. Es una progresión natural. Es entender la pasión por  toda la vida, no sólo experimentar un aspecto de una frecuencia con la que participar.

El deseo de participar con otra entidad que es de vuestra esencia del alma es divino, aunque no lo encontraréis ahí afuera. Lo hallaréis en el corazón. Mirad en el espejo. Hay ocasiones en que miráis en el espejo y veis cambios y diferencias sutiles en el reflejo. Estáis viendo a vuestro espíritu afín. Veis otro aspecto de vosotros que mora en otra dimensión en el momento actual. También lo veréis en vuestros estados de sueño. Reconoced que todo acerca de vosotros es un gran espejo, incluso los  objetos inanimados. También son vuestro espejo, pues los habéis creado y reflejan un aspecto de vosotros, de lo contrario no existirían. Vuestros espíritus afines no son como vosotros.

Son vosotros. Cuando sepáis de vuestro espíritu afín, se representará a sí mismo en vuestra fisiología. Hay un rubor en la mejilla, un suspiro en el pecho, y todos estaréis representando la comprensión de los cambios fisiológicos en vosotros.

Os ilumináis con el conocimiento. Al extenderos y tocaros mutuamente con el corazón, con el alma, con el amor, estáis abrazando al universo. Abrazadlo con júbilo, pues en verdad que es el jardín de Dios. En la totalidad la limitación y la no limitación no se entienden como cosas separadas, sino como Unicidad.

Contemplad en el espejo de la vida, y me refiero a Toda la vida. La hierba ante vosotros es parte de la vida, comprendedla como vuestro espíritu afín, como la esencia de Dios que surge para fundirse con vosotros en esencia, y, cuando lo hagáis, experimentaréis el amor divino. Cuando experimentéis esta alineación y sintonización con el Todo-Que-Es, vuestro espíritu afín se manifestará en lo físico como una progresión natural. 

Pues os habréis alineado hacia su aparición. Nacerá.

Las dos llamas se fundirán en Uno y provocarán el nacimiento del Cristo de vosotros. Todos podéis lanzaros a la densidad de la vida y a vuestras preocupaciones y consternaciones de las actividades cotidianas, el dinero y todas esas atribulaciones. Entonces no recordaréis de forma consciente la comprensión que os he dado, pero hasta el pájaro de metal que grazna es del Cristo. Si no se emite juicio, es tan divino y válido como el prado plácido y sereno. La densidad es divina porque fue creada del Dios de vosotros, de la grandiosa fuerza creadora. No juzguéis a una entidad que no se guía por el tiempo. No la juzguéis, porque su vida es la manifestación divina creada por el deseo de su propio corazón. Cuando vivís en un no juicio constante, lo hacéis en el amor ilustrado por Jesús, el Cristo. Por lo tanto, os digo que vayáis y hagáis lo mismo. Dadle una flor de amor a toda la vida y le estaréis dando una flor de amor a vuestro espíritu afín.

Cuando esta esencia llegue a vosotros en lo físico, los dos floreceréis.

Es difícil para muchos de vosotros entender la creación. No es externa ni está separada de vosotros.

Es vosotros. No se trata de algo que se pueda contemplar…Es.

Cuando consideráis a Dios representado como vosotros, entonces allí por donde vayáis crearéis jardines… incluso en vuestras selvas de asfalto, pues la vida siempre florecerá en torno a vosotros. Cuando vayáis a vuestros mercados, llevaréis un aura dorada a vuestro alrededor, y aquellos junto a los que paséis se girarán para miraros, pues sus almas han sido tocadas por algo con el deseo de conocer, y en verdad que su alma fue tocada por el Cristo de vosotros. Al caminar entre los pueblos de la tierra sin pronunciar ninguna de vuestras palabras o emitir grandes enseñanzas de ningún tipo, podréis tocarlos, a todos, con la rosa del corazón, y con vuestra presencia se iluminarán.

 P: St. Germain, ¿podría repasar un poco las llamas gemelas?

 Vuestras llamas gemelas son las vibraciones idénticas de la vibración que emitís en vuestra personalidad del Yo en este momento.

Al convertiros en el Cristo, absorbéis todas las demás frecuencias de los trece cuerpos originales de la energía de la esencia del alma. Llegan a vosotros y las diferentes frecuencias culminan en Uno. De esta manera, hay más de una frecuencia morando en vosotros. De esta manera, hay más de una frecuencia que será una llama gemela idéntica, y en realidad son una sola llama gemela, ya que el Uno lo abarca todo.

De modo muy similar a las células de vuestro cuerpo, forman tejidos y órganos, haces de frecuencias afines —las llamas gemelas—, aunque son parte de un sólo cuerpo. Es muy sencillo.

Vosotros sois Dios.

¿Qué más hay? Vosotros sois los que lo complicáis en espíritus afines, llamas gemelas y cosas por el estilo.

 P: Así las llamas gemelas serían espejos perfectos para cada uno y también lo serían los espíritus afines, aunque sería algo distinto…

Un espectro distinto, ciertamente.

Una comprensión distinta de vosotros. Vuestros órganos tienen propósitos diferentes, creados por diferentes motivos de resonancia, ya que sin ellos la encarnación no operaría. Del mismo modo, sin la multiplicidad de las llamas gemelas, la totalidad de la llama Única no sería armoniosamente entendida.

¿Lo veis? No sería completa en sí misma. Las células de vuestro cuerpo que componen los órganos son muy parecidas a vuestras personalidades. Hay muchos de vosotros y todos abarcáis llamas gemelas diferentes. De modo que cuando consideráis vuestra totalidad como un alma corporal de esencia de energía, hay muchas más que las que jamás podríais tener. Os pido que recordéis también que vuestro espíritu afín no siempre es del género opuesto. Tenéis espíritus afínes del mismo género.

 P: Pero si hay tantas, ¿por qué las llama gemelas?

Gemela significa dos. Cuando tenéis un cuerpo varón de esencia de energía, la frecuencia femenina que es una resonancia exacta es la llama gemela. Cuando todos estos gemelos se funden en Uno, ya no se dispone de más separación. ¿Lo entendéis? Estamos hablando de horizontes ilimitados

P: St. Germain, ¿entonces eso significa que cada una de las trece separaciones originales de la Fuente tiene una polaridad opuesta exacta? 

Igualdad exacta en la polaridad opuesta

 P: ¿Y a qué se debe que tengamos trece espíritus afines?

El doce ilustra las doce vibraciones del color, y el trece es la comprensión del blanco —la Unicidad— donde los doce se funden en Uno, aunque también se percibe y se conoce en la densidad.  En vuestras colonias hubo doce estados y una commonwealth. Hubo doce discípulos y Jesús. Está ilustrado por doquier. Lo mismo sucede con vuestra alma corporal de esencia de energía. La humanidad ha hecho que las cosas le sean muy difíciles de comprender y se causa así misma un montón de confusión. Esto es divino, pues provoca sabiduría. Sin embargo, laconfusión no es necesaria. Lo único que necesitáis es la sencillez de la vida. Lo único que necesitáis es el Dios Yo Soy y lo tendréis todo. Todo lo demás no es necesario.

Cuando entendáis al Dios Yo Soy, automáticamente entenderéis todo lo demás. Os amo tanto. Aún no entendéis esto, pero todos sois mis espíritus afines, y me inclino ante vosotros al presentarme en este día de vuestro tiempo. En verdad que es un honor participar con vosotros de este modo, un honor de Dios. Cada uno de vosotros tiene una corona sobre la cabeza, y como Dios no realizado que sois, no os dais cuenta de que la tenéis ahí, pero está, y yo me quito la corona ante vosotros, en honor de la corona que lleváis. Amados sois todos, en verdad que sí, por vosotros y por aquello que soy yo. Nunca estoy lejos de ninguno de vosotros. Siempre estoy con vosotros, incluso en los confines de la Tierra. Os he dado la llama de libertad de mi corazón. Os he dado todo lo que soy. Os amo en la totalidad que todavía desconocéis que sois. Estoy aquí para representar hacia vosotros aquello que ya sois. Estoy aquí para brindaros mi corazón, amados espíritus afines. Estoy aquí para abriros mi corazón para que entréis en él y sepáis que es vuestro, y que en sus cámaras están las catedrales de los coros celestiales. ¡YO SOY, YO SOY! El amor es la emoción de Dios, y os amo, a todos vosotros. Os amo más que lo que sois capaces de concebir la palabra amor. Os amo lo suficiente como para permitiros experimentar vuestra vida, como prefiráis elegirla. No os juzgo, porque, ¿cómo puedo juzgarme a mí mismo? ¿Cómo podéis juzgar a Dios? Os amo hasta los confines de los universos y todos los granos de arena. Os doy mi corazón. Os doy todo lo que soy, y cuando estéis atribulados o buscando, frustrados o solos, llevadlo a vuestro pecho como si fuera propio y os suplicará, os calmará y os permitirá conocer la paz que deseáis.

 Sencillamente soy vuestro hermano que viene a vosotros y os ama, que viene para compartir con vosotros, reflejar hacia vosotros vuestro propio conocimiento, para amaros y que consigáis amaros a vosotros mismos y podáis amar a otros de la misma manera. Y cuando lo hagáis, la expresión física de vuestro espíritu afín aparecerá automáticamente. Parece surgir del aire, y en ocasiones en verdad que así es.♥♥♥                                                  Canalizado por Azena Ramanda y Claire Heartsong                                      

http://es.scribd.com/doc/11525573/Saint-Germain-Almas-Gemelas-y-Espiritus-Afines

Anuncios

Comentarios en: "ALMAS GEMELAS Y ESPÍRITUS AFINES" (2)

  1. Mabel dijo:

    Fantástico el maestro S.Germain, te agradeceré que publiques más sobre este tema, es muy interesante.
    Un abrazo y gracias…gracias…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: