Almas Gemelas y Espíritus Afines (2ªparte)
 Enseñanzas del Maestro St. Germain      
 ¡SALUDOS HERMANOS Y HERMANAS!

Hay una luz maravillosa en esta comunidad vuestra  hecha de roca, de densidad…eso que se llama jungla de asfalto. Hay iluminación por doquier, en cada célula de cada ser que es una partícula de vida. Lo que es de naturaleza de asfalto también es vida. También expresa sexualidad. Aquí tenemos un nuevo concepto. Consideraríais divertido observar los hábitos de apareamiento de aquello que consideráis inanimado.

 Éste es un tiempo de gran engaño sobre la sexualidad, de mucha consternación, dolor, angustia y frustración; todo ello provocado por el mal entendimiento del Yo, ya que operáis en la densidad, lo físico, y experimentáis una realidad de tres dimensiones de polaridades expresadas en lo masculino y lo femenino.

 Dios se contempló a sí mismo y creó la creación, aquello que conocéis como vida,en forma planetaria, animal, vida respirando hacia sí misma el Ser llamado masculino y femenino. Busca fundirse consigo misma mediante las polaridades de los opuestos, de los géneros conocidos como masculino y  femenino. Vuestra historia, vuestra cultura y humanidad de eones pasados han buscado separar la sexualidad de la espiritualidad, separar la divinidad de la esencia de Dios con el YO del Yo físico llamado sexualidad. Este aislamiento, o separación del YO… no está contemplado que el Yo busque fundirse con el YO mediante la fusión de las polaridades.

Por consiguiente, a través del aislamiento, de algunos votos de castidad, el YO divino queda representado sin expresión en lo físico mediante la sexualidad, y por ende es incompleto. No hay nada malo en ello, mas le falta totalidad. Está creando un vacío. Ésa es la razón por la que os sentís vacíos, ya que buscáis la otra parte del YO que sólo se puede descubrir en el otro género; mediante la fusión, no sólo física, sino emocional y mental, la fusión de la esencia del alma.Con ello unificáis la Fuente, la esencia de Dios de vuestro interior. Os fundís en la totalidad que emana de vuestra encarnación. Hay mucho que decir sobre la masculinidad y la feminidad en vuestra sociedad.

A través de los siglos, lo que es masculino en naturaleza se ha vuelto poderoso en este plano, pero no tanto como la feminidad. Lo explicaremos.

 Ya conocéis todo de lo que os hablo. Yo sólo soy un espejo que os refleja vuestro conocimiento de nuevo a vosotros. Eones atrás en vuestro tiempo, se aceptó tanto por el varón como por la mujer que el propósito de ésta era complacer la esencia soberana, lo masculino.

A ambos les resultó aceptable y permitieron que fuera realidad, tal como se creó en aquellos días. Por consiguiente, la mujer, para su sostén y apoyo vital, buscó complacer al soberano, al líder del harén.

El valor que se le dio a la feminidad se basó únicamente en la edad, la belleza y la capacidad sexual. Se ignoró el verdadero valor de la esencia de Dios en ella. Éstos son los sistemas de valores que se han arrastrado hasta la actualidad.

Vosotros transportáis memoria de la esencia del alma, no sólo de vuestro pasado, sino también del pasado del género opuesto, ya que todo forma parte de la conciencia global y, al ser colectivamente de la conciencia global, todos participáis en ella. Es vosotros, en ejemplificación del todo; microcósmica en vosotros, macrocósmica en la sociedad.

Este sistema de valores ha creado miedo en la mujer porque no sois valoradas por vuestra esencia divina, sino por lo que es superficial en naturaleza. En verdad que la feminidad es de la oscuridad.

¿Sabéis por qué?…. No se entiende.

La mística femenina siempre ha sido misteriosa, de la oscuridad. ¿Qué es la oscuridad? No estar en la luz. ¿Qué es la luz? Es la comprensión consciente.

El útero es un lugar de oscuridad, y la oscuridad tiene mucha validez en la Fuente, en Dios el Padre, al igual que la luz. Sencillamente son reflejos distintos del otro. Lo que es de la luz se considera poderoso, pero la oscuridad, aquello que es femenino por naturaleza, es la capacidad de penetrar en lo que no es perceptible y curar a un niño o hacer  predicciones, eso es la feminidad.

No es necesariamente de la mujer, pero es feminidad. Cada uno de vosotros lleva en su interior tanto la masculinidad como la feminidad. Cada uno de vosotros, sin importar cómo se represente en lo físico vuestro género. Esto ha sido temido por el hombre durante eones, esa mística que es incapaz de comprender con su mente lógica, por lo que buscó dominar, suprimir y perseguir a la mujer con el fin de sentirse más poderoso.

Ello condujo a un desequilibrio crucial en la percepción del hombre y de la mujer como géneros iguales. Y creedme, todo esto de lo que os hablo se relaciona con la sexualidad, ya que tiene que ver con el modo en que tenéis relaciones entre vosotros y cómo interactuáis uno con el otro a un nivel sexual. A medida que abramos más y más este tema para que compartáis el conocimiento que radica dentro de todos y cada uno de vosotros, también compartiréis el conocimiento de vuestra sexualidad.

Vuestra espiritualidad (aquello que es la esencia de Dios ejemplificado en vuestro interior) y vuestra sexualidad (aquello que es la esencia de Dios ejemplificado en vuestro físico) son realmente uno y lo mismo.

Habéis buscado separarlos, y por ende estáis separando la interacción física con aquello otro que es la representación divina de la Fuente. La estáis aislando y separando, diciéndoos, mientras participáis en relaciones sexuales, «esto no es divino». 

Y así, durante eones, habéis buscado suprimir vuestra sexualidad 

por la espiritualidad, abandonando una en favor de la otra, o eso percibíais que era, cuando en realidad ambas eran manifestaciones divinas del YO Dios.

No hay nada malo en expresar vuestro género a través de la fusión física, expresar vuestro género de conocimiento, no sólo el cuerpo físico, sino el conocimiento. Lo masculino es soberanía, la corona de vuestra alma. Lo femenino es humildad y amor incondicional, el corazón dentro del pecho de vuestra alma, y juntos componen una única esencia del alma. La fusión de los dos, esa urgencia en vuestro ser durante tantos siglos, esa urgencia de tener relación sexual entre hombre y mujer, ha sido la urgencia del alma de fundirse con las dos partes del YO

Ése es el motivo por el que la ijada tiene pasión. El alma desea expresar una y otra vez lo que es fundirse con el YO, permitiros que conozcáis el éxtasis aun nivel físico, para que podáis conocer un éxtasis mucho mayor a un nivel del alma.

Otra cosa que no se ha contemplado en vuestra sociedad es el vacío, la oscuridad, el lugar hondo y misterioso de la nueva vida, el nuevo nacimiento, llamado útero, esencia femenina. Eso en sí mismo es la naturaleza del cuerpo físico, aun cuando sea varón. Su naturaleza es femenina.

Dejad que os lo explique:

La encarnación física está compuesta de átomos, electrones, positrones., y hay mucho más espacio que densidad. La misma naturaleza de la encarnación física expresa más vacío que materia. Es un receptáculo. Es receptiva.

Siglo tras siglo, la encarnación física busca con fervor fundirse con la esencia del alma. Es receptiva a la esencia más grande conocida como vosotros, y también como Dios. Ése es el motivo por el que tenéis ese deseo ardiente de llegar a ser.

Vuestra encarnación y aquello que es vuestra esencia representada en este plano de la Tierra es un fragmento de la totalidad de vuestra esencia, es receptiva en naturaleza. Es el lugar de nacimiento de la nueva vida llamada Dios ejemplificado.

 Todo vuestro receptáculo o templo, vuestro cuerpo, varón o mujer, es femenino en naturaleza. El planeta es femenino; el sol es masculino, y tienen una relación sexual el uno con el otro. Lo que es masculino en este plano de la Tierra está experimentando algo que las mujeres llevan experimentando desde hace siglos, a eso se le llama cambio.

Según vuestra sociedad, es tradicional para la mujer dejar a su familia e irse a vivir con el hombre de su elección,cambiar sus circunstancias, su nombrey si se presenta 

algo terrible o una crisis, cambiar sus circunstancias externas y acomodarse al varón. Ahora éstos están aprendiendo a cambiar.

Se vuelven suaves, compasivos, cariñosos, más contemplativos, menos propensos a los juicios. No están encarnando todo esto ahora, sino que se trata de una apertura que experimentáis en el plano de la Tierra.

¿Sabéis por qué hay tanto cambio ahora, no sólo en la conciencia global, sino con la sexualidad masculina y femenina representada a través del género masculino?

Se debe a que la misma Madre Tierra está cambiando, desplegándose y trayendo nueva vida y nueva luz a su planeta  llamado Tierra. El cambio está representado en cada foco de energía sobre este planeta, incluyendo la sexualidad.

Aquellos que tradicionalmente han encajado en un molde han sido aceptados en lo que llamáis historia y lo que permitís que sea. Los que no encajan en el molde son los que están involucrados y experimentan la fusión y la unificación de su masculinidad y feminidad.  Por eso no encajan en los moldes preconcebidos y sin embargo, están aislados de la sociedad y son juzgados menos que divinos porque son en verdad divinos y están experimentando su divinidad.

Existe el miedo al dolor, y el miedo que entra en vuestra relación sexual debido a las heridas y a las experiencias previas. No deseáis que os escupan de nuevo. Veréis, la vulnerabilidad no es más que la humildad sin el equilibrio de la soberanía. No hay nada malo en ello. Sencillamente no está equilibrado. Por ello os sentís tan vulnerables. Aún no habéis experimentado vuestra soberanía, no hay nada que temer sobre nada.

Si en verdad sois soberanos, sois conscientes del poder que hay en el asiento de vuestro ser unido al sello de vuestro corazón. Cada vez se comprende más que en la sexualidad es necesaria una conexión del corazón para fundirse en armonía. Una fusión armoniosa del Ser permite la conexión del corazón, el amor incondicional de ambos y por ende, la penetración de la Fuente a través de ambos. Es un canal al que se le permite ser en vez de permanecer embotellado. Lo que se teme es la esencia femenina. El vacío es lo que se teme, y, por consiguiente, al temérselo más y más, se le permite cada vez menos entrada en la experiencia de la circunstancia vital. Entonces os aisláis de expresar físicamente aquello que sois.

La fusión es divina. También es divina si se la experimenta armoniosamente, ya que la Fuente no emite juicios, tampoco la esencia de Dios. Sin embargo, digamos que os resultará más fructífero si la permitís con la conexión del corazón, porque cuando os fundís, no sólo lo hacéis en lo físico, sino también con el alma, con el cuerpo emocional y sus energías. Es un entremezclarse de las energías, y lo que os lleváis a vosotros no es sólo una pasión liberada, sino la memoria de la esencia del alma de la persona con quien os habéis fundido, debido a la existencia de esa entremezcla.

Ese es el motivo por el que tenéis esa enfermedad que campa en vuestro plano ahora, aunque la entidad con la que os hayáis fundido no la tenga residiendo en sus células, sí la tienen en su memoria del alma, porque se han entremezclado con otros que la tienen de residente en su memoria del alma.

 De modo que os resultará muy armonioso y fructífero fundiros con aquellos que tengáis una conexión de sello del corazón. Expresar vuestro género sexual físicamente y tener una relación sexual, en verdad que es divino.

¡El alma y el cuerpo son uno! Lo que es divino y lo que es físico son uno. ¡no separados! La sexualidad es esencia divina. El núcleo de ello es que estáis fundiéndoos con vosotros mismos, y por

ende la Fuente se funde consigo misma. El dolor dejará de ser cuando estéis en verdadera alineación con la Fuente de vuestro ser, pues no temeréis y no conoceréis la frustración.

La castidad también se alineará en el proceso conocido como unión física: relación e interacción con el elemento llamado Dios que es de la polaridad opuesta. Al hacerlo ,descubriréis que las energías se mueven de vuestras raíces e ijadas a la zona conocida como plexo solar. Entonces tendréis una pasión, no necesariamente de la ijada, sino una de poder y de soberanía. Al equilibrar esto y fundirlo en hermandad con el sello del corazón, dispondréis de una pasión para amor incondicional, junto con la soberanía, que es el verdadero Dios ilustrado, alineado, equilibrado y en armonía.

Luego veréis que no sólo sube en naturaleza, sino también en frecuencia hacia el sello del corazón.

Cuando lo hagáis, al caminar sobre este plano de la Tierra os encontraréis en una relación sexual con toda la esencia que es la vida. El rocío sobre las hojas, un amanecer, las montañas teñidas de púrpura, todo es sexual en naturaleza. Tenéis una relación sexual con todas las facetas de la vida. Como Dios realizado, en esta fusión llamada sexualidad tendréis éxtasis con todas las facetas de la vida, con los fragmentos del YO, los fragmentos de Dios.

Tendréis el amor pasional ejemplificado. Vuestro ser estará en llamas cuando la antorcha de vosotros se encienda en fuego e iluminación divinos. Es una antorcha que tampoco se extingue, pues al continuar se convierte en la misma Fuente ardiente, ya que deja de ser residente en la corona y avanza, y os fundís con la Fuente en lo que ahora se llama ascensión. Por lo tanto, se vuelve la urgencia de la Fuente y no de la personalidad. Al acomodar esta elevación en frecuencia desde la ijada hasta la corona, pasaréis por un gran cambio.

 P: Algunos libros dicen que podemos crear lo que deseamos, y que lo único que debemos hacer es concentrarnos y se manifestará. Lo he estado intentando y no estoy muy seguro acerca de mi éxito, y realmente no me siento muy satisfecho con los resultados. La enfermedad sigue siendo parte de mi vida, junto con la falta de esa relación con una mujer, y ya estoy a punto de dejar de intentarlo; quizá ése es el secreto. Creo que he pasado demasiado tiempo tratando de hacer que suceda.

 Hay varios temas que enfocar aquí. Aprecio tu colaboración, queridísimo hermano. Tocaré cada uno. Intentarlo sólo indica que dudas de los resultados, de lo contrario no lo intentarías, porque sabrías que ya existe. Provocar una relación con una mujer, o con un hombre para las mujeres presentes, no acontecerá a menos que ya seáis felices y estéis alineados con el gozo. Como manifestante, si proyectáis el gozo y vuestro Ser divino del YO fuera de vosotros mismos hacia otra entidad, ello indicaría falta de gozo en el Ser que sois, y ausencia de conocimiento de vuestra divinidad soberana, pues buscáis expresar la unión con la Fuente con alguien que no es vosotros, y en verdad, hermano, que esto es de vosotros.

Cuando lo sepáis en el corazón y no con el intento, el pensamiento y la contemplación y el deseo de que se manifieste, sino que lo sepáis entonces acontecerá. Al emitir el pensamiento divino y saber que ya está éste manifestará el gozo de vuestro ser, que os permitirá que lo que deseéis se manifieste hacia vosotros.

Si en vuestro interior sentís frustración, miedo y cautiverio, entonces hay una mala alineación y la capacidad manifestante de Dios, que sois vosotros, también estará mal alineada y no fructificará porque albergáis dudas, y esta duda se tornará aparente en vuestra manifestación y sabréis que no tendrá lugar.. pero si sabéis que sí es, no que será, sino que ya ES, aunque aún no se haya manifestado físicamente, entonces será.

 P:  St. Germain, ¿tener experiencia sexual con todo lo que existe es hacer el amor con todo lo que existe, experimentar el éxtasis y crear la belleza?

Ciertamente, y estáis reestableciendo su validez en vuestro propio ser.  

 P: St.Germain, la homosexualidad y la bisexualidad han existido en todos los tiempos. Creo que fueron más aceptadas en lo que llamamos historia. ¿Por qué la sociedad actual se ha vuelto tan crítica?

No se las juzga más ahora que entonces. Siempre se las ha juzgado, pues se consideraron y percibieron como antinaturales, mas todo lo que existe es natural, de lo contrario no existiría.

Fundiros con vuestro propio género es simplemente expresar el miedo por el género opuesto por infinidad de motivos. 

La fusión del varón con el varón es la búsqueda del vacío, sin experimentar el miedo representado por la mujer de verdad. La mujer con la mujer experimenta la pasión por la sensibilidad y el dar mutuo, no sólo de placer sensual, sino de sustento emocional, sin arriesgar la contemplación del varón representado en lo físico.

El instinto de preservación vital en toda la humanidad es tan intenso que permite el sendero del menor riesgo. Abrirse siempre ha sido considerado como algo arriesgado, ya que, debido a la apertura en relaciones pasadas, ha encontrado mucho dolor, frustración y desolación. Entonces os decís: « ¿Por qué he de abrirme otra vez para que vuelvan a herirme?»

Lo consideraríais arriesgado. Os convertís en el vacío cuando abrís el sello de vuestro corazón para permitir el intercambio mutuo llamado relación sexual no sólo en lo físico, sino en otro tipo de intercambio.

Buscar fundiros con el vacío es buscar fusionaros con el vacío llamado la Fuente, pero en una comprensión microcósmica, en este plano de la Tierra en las relaciones físicas. Por ende, os cerráis y os separáis de vosotros mismos, y al hacerlo dejáis de ser receptivos. Entonces buscáis relaciones sin riesgos, sin riesgos percibidos. Muchas veces recurrís a vuestro propio género porque lo conocéis. Lo consideráis seguro. Ése es el motivo por el que lo haría una entidad.

Y se las juzga porque no se sabe por qué lo hacen. Pertenece a la oscuridad y se considera antinatural. No es la práctica aceptada, la actividad conocida. Por consiguiente, se considera que pertenece a la oscuridad.

Todo lo que es de la oscuridad es femenino en naturaleza y siempre ha sido juzgado, debido a la naturaleza de este plano y a la naturaleza de la separación. Cuando Dios contempló el YO y decidió crear la experiencia de la polaridad, la feminidad aquello que no es exteriormente aparente, fue perseguida como resultado de ello y colocada durante siglos en el altar del sacrificio. Ésa es la razón por la que la comunidad científica niega y rechaza en todo momento aquello que no es fácil y visiblemente aparente, incluyendo lo extraterrestre, la percepción extrasensorial y todos los sentidos que no son físicos, ya que son desconocidos, pertenecen a la oscuridad y, por ende, son femeninos. Son muy poderosos, y ese es otro motivo por el que se los teme, pues los resultados de dicho poder se pueden sentir y percibir, mas no comprender con un entendimiento organizado.

La esencia masculina del Álter Ego percibe el miedo y no hay nada de malo en ello. No existe juicio. Permitíos sentir el miedo, reconocerlo, abrazarlo, amarlo y dejar que sea como es. Avanzad en vuestro nuevo conocimiento de que ese temor forma parte de vosotros, unid las manos con él, abrazadlo y seguid adelante con un conocimiento unificado. No juzguéis ninguna parte de vosotros: masculinidad, feminidad, cómo expresáis vuestra sexualidad o cuáles son vuestras relaciones. No os juzguéis, pues, al hacerlo, estáis juzgando a la Fuente de vuestro ser y os separáis de vosotros mismos. ♥                                                                                                         

 Canalizado por

Azena Ramanda y Claire Heartsong

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: