FranciaPara estudiar la imagen épica de Francia en la literatura castellana medieval hemos de ir forzosamente al Romancero, en el romancero, Carlomagno tiene un hijo llamado Carloto, en los textos franceses Chariot, y su historia se narra en tres romances del marqués de Mantua: «De Mantua salió el marqués», «De Mantua salen apriesa» y «En el nombre de Jesús».

En ellos se cuenta el episodio en que Chariot mata a Baudouinet -Valdovinos el infante-, hijo natural de Ogier. Éste es el asunto que se narra en el texto de Raimbert de Paris “Chevalerie Ogier”, fechado entre 1200 y 1220, y en las “Enfances Ogier”, compuesto por Adenet li Rois a finales del siglo XIII. En conjunto, estas dos obras forman la leyenda de Ogier li Danois, personaje que aparece en otros cantares de gesta como por ejemplo, “Fierabrás”, “Le Pèlerinage Charlemagne” u otros del ciclo carolingio. Se encuentra también citado en la “crónica” del pseudo-Turpín y en la  “Nota Emilianense”. En los romances figura como Danés Urgero o Urgel, señor de Mantua, quizás por transformación de «Les Marches» o «Danemarche» puesto que en otros romances aparece como Urgel de las Marchas (Según afirma M. de Riquer en “Les chansons de geste françaises”, París, Nizet, 1957, p. 248.)

En «De Mantua salen apriesa», como en un auténtico catálogo genealógico al estilo francés, se sitúa a Baldovinos como hijo del rey de Dacia, por aquello de «danés» que, en el nombre, tiene su tío paterno Urgel, hermano del rey. La madre de Baldovinos es doña Ermelina, hija del duque de Baviera, don Naímo. La mujer de Baldovinos es la infanta Sevilla, hija del rey de Sansueña. Un linaje tan importante justifica la acción que se desarrolla en el romance: Carlomagno se ve obligado a permitir que Carloto sea juzgado por el consejo, sea  hallado culpable y sea condenado a muerte. Este desarrollo es distinto de las versiones francesas, en las que Ogier se rebela contra el rey cuando éste se niega a hacer justicia, por eso Ogier es clasificado entre los vasallos rebeldes en la épica francesa.

El consejo también se nos ofrece al estilo francés, con la enumeración de los jueces asistentes: Dardin Dardeña, don Alberto el singular, duque de Borgoña, duque don Carlos, duque de Borbón, conde de Foy, el viejo don Beltrán, don Reyner, conde don Galalón, el duque don Vibiano, el duque de Saboya, el duque de Ferrara, Arnao el gran bastardo, don Guarinos, don Arnaldos de Belanda.

Detrás de estos nombres reconocemos perfectamente a muchos de los héroes del ciclo de Guillermo: Garin y dos de sus hijos, Renier y Hernaut de Beaulande, Bertrán, Vivien…. y a otros de más difícil localización como Dardin Dardeña, personaje que aparece en otros romances y del que se nos dice que le suelen llamar «el Delfín» y que podría ser identificado con «Dalfin d’Alvernha», trovador fechado entre 1160 y 1235 y miembro de un linaje importante que intervino en las luchas entre Felipe Augusto y Ricardo Corazón de León, aunque esto no deja de ser una simple conjetura que habría que comprobar.

Al parecer, Ogier, gozó de gran popularidad desde el siglo X en el sur de Francia y en España. En Cataluña lo encontramos como «Otger Cátalo», héroe fabuloso al que se pretende hacer participar en la conquista de Cataluña, como muy bien estudió en su día Coll i Alentorn. (M. Coll i Alentorn, «La llegenda d’Otger Cátalo i els nou barons de la fama» Estudis Romànics I (1947-1948), pp. 1-47).

En el romance del marqués de Mantua, la presencia de Ogier es secundaria: el tema principal es la muerte de Baldovinos y el juicio de Carlomagno contra su propio hijo.  

M. de Riquer, en sus “Chansons de geste françaises” ya expuso su opinión de que Carlomagno recogía en algunos textos épicos franceses historias de sus ancestros Pepino el Breve o Carlos Martel. Todo este aparato legendario fue transportado también a las demás literaturas con todo el conjunto.

La genealogía de Carlomagno y las hazañas de su juventud interesaron particularmente varios textos medievales. Muchos, fueron generados desde las mismas tierras francesas y difundidos a las demás literaturas: “Berte aus grans pies”, “Mainet” y “Basin” son los tres textos que configuran lo que podríamos llamar las «mocedades de Carlomagno». Los dos primeros entraron en los textos castellanos mezclando, como siempre, historia y leyenda para hacer un texto que se pretende histórico pero que se teje con la ficción.

En La Gran conquista de Ultramar Carlomagno es nieto de Flores, rey de Almería, casado con Blancaflor y padre de Berta, la que se casó con el «rey Pepino de Francia, que hizo los grandes hechos y venció las muchas batallas de que todo el mundo habla». Con este libro de las cruzadas entramos en la leyenda de Berta, según ésta es substituida en su noche de bodas por una de sus siervas. Esta substitución será la causa de las luchas entre Carlomagno y sus hermanos, pretendidos usurpadores de su herencia, tal como se nos cuenta en “Mainet”. Así es como la leyenda transforma las guerras que Carlomagno entabló con Carlomán, su hermano, y sus herederos para poder obtener el dominio de sus tierras. El relato del Mainet lo encontramos también en la “Primera Crónica” y en el poema “Roncesvalles”, aunque no la historia de Berta. Sin embargo, sabemos del éxito y la difusión de la leyenda de Berta en España porque ésta aparece en el siglo XV, junto a los relatos de Mainete y Flores y Blancaflor en una crónica derivada de la “Estaria de España”, crónica fragmentaria (Publicada por J. Gómez Pérez, «Leyendas medievales españolas del ciclo carolingío» Anuario de Filología (Maracaibo), 2-3 (1963-1964), pp. 7-136) en la que Berta es una condesa viuda que, embarazada, viaja desde Francia para cumplir una promesa de peregrinación a Santiago. En España es hecha prisionera por los caudillos del rey moro y da a luz a una niña, Blancaflor, que se casará con Flores, hijo de Fines, rey de Almería. De esta manera llega hasta el “Libro de Bienandanzas e fortunas” de Lope García de Salazar compilado entre 1471 y 1476.

Berta deja de ser la madre de Carlomagno y no es conocida como «la de los pies grandes». Es muy curioso observar cómo esta leyenda se transforma y cómo en España acaba mezclándose con historias que en principio no le pertenecen, mientras que en Italia la leyenda de Berta, la de los pies grandes, goza de una difusión más próxima a la versión francesa, como se puede deducir de la lectura de “Berta de li gran pié”.

Carlos el emperante, el del romancero viejo, se ha convertido en Carlos el Mayne en los relatos cronísticos, curiosa mezcla entre «magno» y «mainete» que nos hace pensar en una posible etimología única, reflejo de la misma curiosa mezcla que se registra entre las leyendas y entre los textos de uno y otro lado de los Pirineos y que se despliega ya en los dos primeros versos de la “Chanson de Roland”: «Caries li reis, nostre emperere magnes / set anz tuz pleins ad estet en Espaigne.»

Queda fuera de este estudio la imagen antifrancesa de relatos como la “Historia Sítense” (1110-1120) o la leyenda de Bernardo del Carpió, quien, aliado de Marsil, defiende a su país de la invasión francesa. Son relatos nacionalistas y contrarios a Francia que merecen una atención adecuada, imposible de realizar en las pocas líneas.

Extracto de: PERSONAJES DE LA ÉPICA FRANCESA EN LA LITERATURA CASTELLANA MEDIEVAL por Ana M. Mussons

ogier

Ogier hace su primera aparición en el Cantar de Roldán del siglo XI, y después en unas crónicas de rimas del siglo XII al XIV, donde su vida es detalladamente relatada en varias aventuras.

De acuerdo a la leyenda, él es hijo de Godofredo, rey de Dinamarca. En La Chevalerie Ogier de Danemarche, tiene un hijo que fue asesinado por Carlos el Joven, hijo de Carlomagno. Como venganza, Ogier buscó y dio muerte a Carlos el Joven, pero a duras penas evitó asesinar a Carlomagno. Estuvo enfrentado con Carlomagno durante siete años, pero hizo las paces con él para luchar a su lado contra los sarracenos, de modo que en una batalla consiguió matar al gigante Brehus. http://es.wikipedia.org/wiki/Ogier_el_Dan%C3%A9s  http://www.theodora.com/encyclopedia/o/ogier_the_dane.html                                                                                                           

Aquí puedes descargarte el libro original: Romans des douze pairs de France ; 8-9. La chevalerie Ogier de Danemarche : poème du XIIe siècle. 8, Tome 1 / Raimbert de Paris.   http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k4257t/f1.image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: