razas-raices

Desde el punto de vista de la Teosofía, la evolución humana no es solo el resultado de ciertas causas, sino que además opera para lograr un propósito cósmico. “Propósito” en evolución implica el desarrollo de un plan en una escala de tiempo incluso más vasta que la de los astrónomos, una escala que ya ha tomado miles de millones de años y que necesitará miles de millones de años más antes de que el plan sea culminado.

SIETE ETAPAS EVOLUTIVAS

De acuerdo con la Teosofía, el plan de evolución tiene una naturaleza doble. Durante la evolución de la humanidad sobre la tierra hay siete grandes fases evolutivas, en las cuales aparecen siete tipos o “razas raíces” humanas que proveen vehículos para el proceso. El término “raza” en este contexto no debería confundirse con el concepto popular moderno, que tiene que ver con el color de la piel y varias otras características físicas. El concepto teosófico de una “raza raíz” sostiene que el factor determinante es la conciencia, y no la forma corporal o el color de la piel, y que un gran número de personas de diversos grupos étnicos componen la raza raíz que se está desarrollando ahora en este planeta. Estos siete tipos tienen sus propias contribuciones que hacer para el logro final de la meta de la evolución humana.

En el plan septenario de evolución, se dice que cada una de las siete razas raíces tiene siete modificaciones, o divisiones, conocidas como “sub-razas”. Cada sub-raza tiene la característica fundamental de la raza raíz a la que pertenece, pero posee además una tendencia o cualidad peculiar propia. Las sub-razas se dividen nuevamente en divisiones más pequeñas llamadas “ramas raciales”.
Para usar una analogía familiar, cada raza raíz representa una escuela en la cual un gran grupo de lecciones debe ser aprendido, las sub-razas representan grados dentro de la escuela, y las ramas raciales son clases dentro de los grados. El atender a dichas escuelas, a través de todas las clases y grados, es obligatorio. Cada escuela se concentra en desarrollar un aspecto particular de la conciencia que debe ser alcanzado en siete “niveles” distintos y desde varios ángulos.

Así como hay cierta cantidad de recapitulación a medida que pasamos de un grado a otro, y de una escuela anterior a una posterior, así sucede en los procesos cósmicos. Cada escuela, o raza raíz debe recapitular todo el entrenamiento previo, y empezar a concentrarse en un nuevo aspecto. Además, comienza a aparecer una débil anticipación de lo que se desarrollará en una etapa posterior. No podemos decir que una escuela es superior y otra inferior; todas son esenciales si vamos a completar nuestra educación evolutiva y pasar nuestro examen final.

Cada raza raíz se ha asociado a un “continente”, que puede no ser lo que hoy entendemos por ese término, sino más bien un patrón de masas de tierra distribuidas por el globo, o tal vez simplemente un área particular asociada con una raza raíz. En general, las razas raíces se suceden una a otra en el tiempo, pero tienen largos períodos de solapamiento. Una raza raíz particular existe tanto como haya individuos que necesiten dominar las lecciones que ésta provee. Cuando todos los seres humanos han aprendido esas lecciones, la raza muere porque ya no se necesita, habiendo toda la humanidad pasado a la próxima fase. Y así, por detrás del surgimiento y caída de culturas, por detrás de la aparición de grandes individuos, y de los cambios en la configuración de los continentes, se puede vislumbrar un plan, siempre desplegando gradualmente su orden intrínseco y cumpliendo con su propósito a través de vastos procesos de educación cósmica.
Ese plan puede verse, por ejemplo, en las características distintivas de varias tradiciones culturales humanas, que reflejan los Siete Rayos. Considerando sólo una tradición por cada Rayo, las siguientes son las típicas.
La cultura ancestral de los Vedas índicos enfatiza el Primer Rayo de libertad de acción. El budismo enseña la compasiva sabiduría de la unidad del Segundo Rayo. El confusionismo es una exposición modelo de la comprensión humanista del Tercer Rayo. El helenismo antiguo busca la armonía del Cuarto Rayo a través del arte, la literatura, el gobierno, la educación, y el vivir. La revolución científica del siglo XVII buscaba el descubrimiento de las leyes de la naturaleza, del Quinto Rayo. Las religiones abrahámicas y especialmente el islam (cuyo nombre significa “sumisión”) exaltan la devoción, lealtad y obediencia características del Sexto Rayo. La Masonería moderna utiliza la habilidad del Constructor, del Séptimo Rayo, en una expresión ritual de orden interno y externo. Cada una de estas tradiciones culturales necesita ser equilibrada por la sabiduría de las otras si queremos vivir en un mundo en paz.

PRIMERA Y SEGUNDA RAZAS RAÍCES

La tradición teosófica dice que hasta ahora han tenido lugar cinco grandes ciclos de desarrollo humano, o razas raíces, y que serán seguidos por dos más en lo que resta de tiempo de evolución. Los primeros dos ciclos no dejaron rastros históricos o registros geológicos, porque no tenían cuerpos físicos densos como los que tenemos hoy. Sus cuerpos estaban compuestos de tipos más sutiles que la materia física que conocemos. Su existencia, por lo tanto, no puede ser documentada científicamente, pero los escritos esotéricos y las mitologías se refieren a ellos. Lo que sigue es parte de la descripción en esos escritos y mitologías. Cada persona debe decidir cuánto de estos escritos es literalmente cierto, y cuánto metáfora y simbolismo. Lo importante son los conceptos generales, más que los detalles.

Se dice que la primera raza raíz floreció durante la época geológica llamada Eoceno, hace unos 55 millones de años. El aspecto de la conciencia sobre el que esta raza etérea se concentró fue el de la sensación, o la percepción en el nivel más básico y primario. El Eoceno fue una época de grandes cambios climáticos, erupciones volcánicas, inundaciones, mareas, calor, y frío, que proveyeron las miríadas de impactos necesarias para provocar la evolución de la sensación. La primera raza raíz, no teniendo cuerpo físico denso, era asexuada y se reproducía por un proceso denominado “brotación”, que parece haber sido de algún modo similar a la mitosis celular.

La segunda raza raíz, de acuerdo a la tradición esotérica, existió durante el Oligoceno, unos 34 millones de años atrás. Este fue un período de vegetación exuberante que siguió a los violentos cambios terrestres del Eoceno. En términos de conciencia, esta raza se concentró en la actividad, empezando a organizar sus cuerpos en vehículos de expresión activos a través de los cuales pudieran influenciar a su ambiente. Se dice que esta raza era andrógina, combinando características masculinas y femeninas, y reproduciéndose por un proceso llamado “sudoración”.

TERCERA Y CUARTA RAZAS RAÍCES

La tercera raza raíz comenzó siendo etérica, pero se tornó completamente física en el curso de su evolución. Ha sido denominada “lemuriana” por el hipotético continente de la Lemuria, que en el siglo XIX se propuso había existido entre Madagascar e Indonesia, a juzgar por la distribución de algunas plantas y animales tales como los monos lemures.

A la mitad de la tercera raza, hace unos 18 millones de años, cuando los cuerpos humanos se habían tornado completamente físicos, se separaron los sexos. El propósito evolutivo de esta tercera raza fue el desarrollo de la emoción. Vivieron una vida de impulsos, al principio con una mente incipiente pero no desarrollada. Luego la mente se activó y estructuró, pero todavía era relativamente inactiva.
El verdadero desarrollo de la mente analítica y, consecuentemente, del lenguaje, se produjo en la cuarta raza raíz, llamada “atlante” en la literatura teosófica, por el legendario continente de la Atlántida. Esta raza se hizo predominante durante el final del Plioceno y el comienzo del Pleistoceno, entre 3 millones y 1 millón de años atrás. Los atlantes desarrollaron una civilización extremadamente materialista, usando la magia.
Lamentablemente, el mal en posiciones elevadas se desarrolló en tal medida que había un peligro crítico de interrumpir completamente el progreso del plan cósmico. Entonces se sucedieron una serie de grandes cataclismos. El continente de la Atlántida sufrió una serie de poderosas convulsiones y eventualmente desapareció, creando enormes olas que arrasaron las tierras bajas del planeta, originando la tradición de un diluvio desbastador. Muchos millones escaparon y encontraron hogar en otras costas, y otros millones perecieron.

LA QUINTA Y LAS FUTURAS RAZAS RAÍCES

La quinta raza raíz comenzó con los refugiados de la Atlántida, que migraron hacia Asia Central, alrededor de 75.000 años a.C., y cuya civilización domina hoy el globo. Este estadio es llamado “ario” en la literatura teosófica antigua, que adoptó el término del uso lingüístico del siglo XIX, el cual hoy es generalmente reemplazado por “Indo-Europeo”. El término sánscrito “arya” significa “la gente noble”, y fue usado por los primeros pobladores hindúes para autodenominarse. El uso del término por parte de los Nazis en la década de 1930 fue una perversión de un viejo término técnico, que ahora ha sido mayormente abandonado.

La presente raza raíz está todavía imbuida de mucho de la conciencia atlante. La actitud materialista que ha dominado por tanto tiempo no está muy lejana de aquella que le hizo bajar la cortina cósmica a la raza raíz anterior. El orgullo intelectual, la indiferencia a los valores humanos y morales, son todas características que obviamente han sido acarreadas a la presente conciencia mundial.

Algunos de los detalles de este relato desde la tercera raza raíz a la quinta no coincide con lo que los biólogos evolutivos y los antropólogos nos dicen sobre el origen de nuestra especie en África oriental y su posterior diseminación desde allí. En particular, los períodos de tiempo son mucho más grandes en los relatos esotéricos que en los científicos, y el lugar del origen de la humanidad también difiere. Sin embargo, puede que los relatos científicos y esotéricos se refieran a cosas distintas, en cierta medida. Es posible que la descripción esotérica sea en varias cuestiones simbólica, más que históricamente literal, y que la científica pueda cambiar con el descubrimiento de nueva evidencia, o la reinterpretación de la antigua. Lo que la ciencia nos dice es: “Aquí está la evidencia que hemos encontrado, y esta es la explicación que creemos mejor para dicha evidencia.” Lo que la tradición esotérica dice es: “Aquí están los relatos que nos han llegado de leyendas, escrituras y mitos; esta es la interpretación que les damos, y estas son las observaciones que los clarividentes han realizado sobre el tema.”

Si miramos nuestra herencia con los ojos del esoterista, nos vemos parados en un punto tremendamente importante del sendero de la evolución humana. La quinta raza raíz es ahora la raza dominante en el mundo, e incluye la mayoría de las personas de este planeta, más allá de la “raza” a la que digamos que pertenecen. La tarea de nuestra quinta raza raíz es desarrollar su sentido social a través de la cualidad sintetizadora de la mente, con frecuencia llamada “la mente superior”. En la presente quinta sub-raza de la quinta raza raíz, estamos perfeccionando esta cualidad mental y anticipando la próxima -la intuición- que empezará a iluminar las mentes de la sexta sub-raza de nuestra presente raza raíz, y que será completamente desarrollada luego en la próxima raza raíz, la sexta.

Dicha raza raíz recapitulará todo lo que ha sucedido antes, y pondrá en juego la facultad de la intuición (buddhi). También anticipará la cualidad de la voluntad espiritual, cuyo desarrollo será el objetivo de la séptima raza raíz. La evolución no da saltos de una raza a otra; el proceso es gradual y con mucho solapamiento. A nosotros nos parece lento y paciente, pero el plan es seguro. Su meta es un mundo unido en fraternidad y actuando de acuerdo a la comprensión espiritual.

esquemaRaza

Los nombres de las siete subrazas de la Cuarta Raza-Raíz (Atlántica) son los siguientes:
1. Ramoahal.
2. Tlavatli.
3. Tolteca.
4. Turania.
5. Semítica.
6. Akadiana.
7. Mongólica.

Las subrazas de la Quinta Raza-Raíz son las siguientes:
1. Hindú.
2. Ario-semítica.
3. Irania.
4. Céltica.
5. Teutónica.
6. Solo empieza a surgir en diversas partes del mundo.
7. Aún no ha aparecido.

Fuente: http://www.rama-rakoczy.org/Cursoteo8.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: