CoronaAragón

El Tratado de Corbeil (actualmente Corbeil-Essonnes, próximo a París) fue firmado entre Luis IX de Francia y Jaime I el Conquistador Rey de la Corona de Aragón. Escrito en latín y acordado el 11 de mayo de 1258, fue suscrito, ratificado y fechado el dia 16 de julio de 1258, festividad de la Virgen del Carmen y se inicia según relata con estas palabras:
“Es universalmente conocido que existen desavenencias entre el rey de Francia y el rey de Aragón, de las Mallorcas, y de Valencia, conde de Barcelona y Urgel, señor de Montpellier; por lo que el rey de Francia dice que los condados de Barcelona, Besalú, Urgel, etc. son feudos suyos, y el rey de Aragón dice que tiene derechos en Carcasona, Tolosa, Narbona…”.
Con este tratado, el rey franco cede al de Aragón los condados de la parte española, y Jaime I le cede a Luis IX los condados de la parte francesa. Esa es la síntesis del documento que se firmó 29 años después de la reconquista de Mallorca y 20 años después de la del Reino de Valencia.

El invento de la “corona catalana” y los “paises catalanes” forma parte de la manipulación histórica de los nacionalistas catalanes.
Cataluña no existía como tal en 1258, es imposible que algo que no existe conquistase Valencia (1238) ni Mallorca (1229). Historicamente no existió como entidad política hasta la unificación de sus 8 condados por el emperador del sacro imperio romano Carlos I de España y V de Alemania en 1521. Y si carecía de unidad política, jurídica y geográfica ¿ cómo iba a tener unidad lingüística si lo que allí se hablaba era un mosaico de dialectos procedentes del Provenzal ?.
El catalán no aparece denominado así en ningún texto hasta el siglo XIX con el surgimiento de la Renaixença.
Sobre el supuesto título de “Principado de Cataluña”, cualquier historiador conoce que Cataluña tiene su existencia a partir del siglo XV y nunca fue un “principado”. Se puede comprobar leyendo las Crónicas del Rey Jaime. En la Colección Diplomática del Rey Don Jaime, de Ambrosio Huici (Valencia 1918) podemos leer que desde el documento del 19 de junio de 1217 hasta el 30 de octubre de 1274, entre los títulos del Rey figura el de “Comes Barcinone”. La fórmula utilizada por Don Jaime en sus documentos desde el 28 de septiembre de 1238 es: “Nos, Jaime, por la gracia de Dios, Rey de Aragón, de Valencia de Mallorca, Conde de Barcelona y Señor de Montpellier”.

DocPetronilaLa única referencia que utiliza el nacionalismo catalán para autodenominarse “Principat” la toman del matrimonio del conde Ramón Berenguer IV con la princesa Petronila en 1137 hija de Ramiro II el Monje, Rey de Aragón. En los documentos que contienen los pactos para el matrimonio de la futura reina argonesa, doña Petronila, con el Conde de Barcelona se lee lo siguiente: “En el nombre de Dios. Yo Ramiro, por la gracia de Dios, Rey de los Aragoneses, doy a ti Ramón Berenguer, Conde y Marqués, mi hija como esposa, con todo el reino de los aragoneses, íntegramente, como mi padre el Rey Sancho o mis hermanos Pedro y Alfonso mejor en algo poseyeron y tuvieron… Esto te doy y concedo a los hijos de los hijos tuyos que FUESEN DE GENERACIÓN DE MI HIJA, en los siglos de los siglos… También sobre dichas cosas, yo Ramiro, rey de los aragoneses, doy y firmemente laudo a dicho Ramón , conde barcelonés, para que estas cosas que firmemente le doy y todas las que tenía, siempre las TENGA A MI SERVICIO Y FIDELIDAD en todo tiempo. AUNQUE TE ENTREGUE EL REINO, SIN EMBARGO, NO RENUNCIO A MI DIGNIDAD. Lo que es hecho en el Castellar de Zaragoza , el 13 de noviembre de 1137, en presencia de muchos nobles hombres del reino de los aragoneses”.
En ningún momento el rey Ramiro II le otorga al conde de Barcelona la dignidad de Rey. Ramón Berenguer fue conde “consorte” de la princesa Petronila, no fue Rey ni príncipe catalán. A la muerte de Ramiro, Petronila abdicó en su hijo Alfonso II que sería el primer titular de la unión de ambos territorios, conocida como Corona de Aragón.
Los acuerdos matrimoniales por los que se rigió el enlace se establecieron según el derecho aragonés, según la mayoría de los historiadores, se establecieron bajo la forma de Matrimonio en Casa. Esto supone que, al no haber heredero varón, el esposo cumple la función de gobierno, pero no la de cabeza de la casa, que solo se otorgará al heredero. A partir de este contrato, quien tiene la última potestad no es el esposo, sino el Señor Mayor de la Casa de Aragón, hasta que el heredero legítimo adquiera la potestad (en el caso del reino de Aragón, el reino, título de rey y cabeza de la Casa de Aragón) y por tanto, asumía el linaje de la Casa de Aragón él y sus herederos “in saecula saeculorum”, por lo que, desde ese mismo momento, según un sector de la historiografía, se extingue el linaje de la Casa de Barcelona, tras el Casamiento en Casa en que se subsume en la Casa de Aragón en 1137, o bien se considera que perdura hasta la muerte sin descendencia masculina de Martín el Humano en el año 1410, según otros historiadores.

Berenguer IV murió en Borgo San Dalmazzo, el 7 de agosto de 1162.
Petronila, “aragonensis regina et barchinonensis comitissa” (reina de Aragón y condesa de Barcelona), abdica en su hijo Alfonso “regi aragonensi et comiti barchinonensi” el reino de Aragón y el condado de Barcelona, en Barcelona, el 18 de julio de 1164.
Alfonso II, fue el primer rey de Aragón y a su vez fue Conde de Barcelona, títulos que heredarán a partir de entonces todos los reyes de la Corona de Aragón. Ambos territorios mantendrán sus cortes y derecho propios.

Durante los siglos XIII y XIV, el condado seguiría siendo regido por los condes de la casa de Barcelona dentro de la Corona de Aragón, pero con motivo del Compromiso de Caspe, la titularidad del mismo pasó a la dinastía Trastámara, originaria de Castilla, mediante la coronación de Fernando I de Aragón. Posteriormente, la unión dinástica entre las coronas de Castilla y Aragón comportaría la inclusión del condado en los territorios regidos por los Austrias.
A partir de aquí, el título queda ligado a la Corona de Aragón, lo poseen los Reyes Católicos, y desde Carlos I, queda ligado a la Corona de España, salvo el período de 1641 a 1652 en que durante la Guerra de los Segadores la Generalidad nombra a Luis XIII de Francia Conde de Barcelona, título que hereda su hijo Luis XIV, volviendo el título a la Corona de España con el Tratado de los Pirineos en 1659.

Durante la Guerra de Sucesión española, entre 1702 y 1714, el título de Conde de Barcelona recayó en Carlos III, el archiduque de Austria y aspirante al trono español, y luego emperador de Austria como Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico. Tras el Tratado de Utrecht volvió a Felipe V de España.

La extinción del condado de Barcelona.

A pesar de la vinculación del condado a la monarquía hispánica, el Derecho propio del condado de Barcelona se mantuvo intacto hasta que se abolieron en el 1714 con los Decretos de Nueva Planta, tras la Guerra de Sucesión española. Desde entonces, el condado ya no sería nunca más una entidad política y el espacio político de la actual Cataluña solo volvería a definirse como tal mediante los Estatutos de Autonomía de 1932, 1979 y 2006.

CoronaAragon

Fuentes:
https://laverdadofende.wordpress.com/2013/01/29/a-vueltas-con-la-marca-hispanica-catalana-y-tratado-de-corbeil-1258y-la-mentira-de-los-paises-catalanes/
http://www.abc.es/local-comunidad-valenciana/20151011/abci-jaime-ofrendas-espana-201510111641.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Alfonso_II_de_Arag

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: