Entradas etiquetadas como ‘sexualidad’

Las Razas de la Tierra

razas-raices

Desde el punto de vista de la Teosofía, la evolución humana no es solo el resultado de ciertas causas, sino que además opera para lograr un propósito cósmico. “Propósito” en evolución implica el desarrollo de un plan en una escala de tiempo incluso más vasta que la de los astrónomos, una escala que ya ha tomado miles de millones de años y que necesitará miles de millones de años más antes de que el plan sea culminado.

SIETE ETAPAS EVOLUTIVAS

De acuerdo con la Teosofía, el plan de evolución tiene una naturaleza doble. Durante la evolución de la humanidad sobre la tierra hay siete grandes fases evolutivas, en las cuales aparecen siete tipos o “razas raíces” humanas que proveen vehículos para el proceso. El término “raza” en este contexto no debería confundirse con el concepto popular moderno, que tiene que ver con el color de la piel y varias otras características físicas. El concepto teosófico de una “raza raíz” sostiene que el factor determinante es la conciencia, y no la forma corporal o el color de la piel, y que un gran número de personas de diversos grupos étnicos componen la raza raíz que se está desarrollando ahora en este planeta. Estos siete tipos tienen sus propias contribuciones que hacer para el logro final de la meta de la evolución humana.

En el plan septenario de evolución, se dice que cada una de las siete razas raíces tiene siete modificaciones, o divisiones, conocidas como “sub-razas”. Cada sub-raza tiene la característica fundamental de la raza raíz a la que pertenece, pero posee además una tendencia o cualidad peculiar propia. Las sub-razas se dividen nuevamente en divisiones más pequeñas llamadas “ramas raciales”.
Para usar una analogía familiar, cada raza raíz representa una escuela en la cual un gran grupo de lecciones debe ser aprendido, las sub-razas representan grados dentro de la escuela, y las ramas raciales son clases dentro de los grados. El atender a dichas escuelas, a través de todas las clases y grados, es obligatorio. Cada escuela se concentra en desarrollar un aspecto particular de la conciencia que debe ser alcanzado en siete “niveles” distintos y desde varios ángulos.

Así como hay cierta cantidad de recapitulación a medida que pasamos de un grado a otro, y de una escuela anterior a una posterior, así sucede en los procesos cósmicos. Cada escuela, o raza raíz debe recapitular todo el entrenamiento previo, y empezar a concentrarse en un nuevo aspecto. Además, comienza a aparecer una débil anticipación de lo que se desarrollará en una etapa posterior. No podemos decir que una escuela es superior y otra inferior; todas son esenciales si vamos a completar nuestra educación evolutiva y pasar nuestro examen final.

Cada raza raíz se ha asociado a un “continente”, que puede no ser lo que hoy entendemos por ese término, sino más bien un patrón de masas de tierra distribuidas por el globo, o tal vez simplemente un área particular asociada con una raza raíz. En general, las razas raíces se suceden una a otra en el tiempo, pero tienen largos períodos de solapamiento. Una raza raíz particular existe tanto como haya individuos que necesiten dominar las lecciones que ésta provee. Cuando todos los seres humanos han aprendido esas lecciones, la raza muere porque ya no se necesita, habiendo toda la humanidad pasado a la próxima fase. Y así, por detrás del surgimiento y caída de culturas, por detrás de la aparición de grandes individuos, y de los cambios en la configuración de los continentes, se puede vislumbrar un plan, siempre desplegando gradualmente su orden intrínseco y cumpliendo con su propósito a través de vastos procesos de educación cósmica.
Ese plan puede verse, por ejemplo, en las características distintivas de varias tradiciones culturales humanas, que reflejan los Siete Rayos. Considerando sólo una tradición por cada Rayo, las siguientes son las típicas.
La cultura ancestral de los Vedas índicos enfatiza el Primer Rayo de libertad de acción. El budismo enseña la compasiva sabiduría de la unidad del Segundo Rayo. El confusionismo es una exposición modelo de la comprensión humanista del Tercer Rayo. El helenismo antiguo busca la armonía del Cuarto Rayo a través del arte, la literatura, el gobierno, la educación, y el vivir. La revolución científica del siglo XVII buscaba el descubrimiento de las leyes de la naturaleza, del Quinto Rayo. Las religiones abrahámicas y especialmente el islam (cuyo nombre significa “sumisión”) exaltan la devoción, lealtad y obediencia características del Sexto Rayo. La Masonería moderna utiliza la habilidad del Constructor, del Séptimo Rayo, en una expresión ritual de orden interno y externo. Cada una de estas tradiciones culturales necesita ser equilibrada por la sabiduría de las otras si queremos vivir en un mundo en paz.

PRIMERA Y SEGUNDA RAZAS RAÍCES

La tradición teosófica dice que hasta ahora han tenido lugar cinco grandes ciclos de desarrollo humano, o razas raíces, y que serán seguidos por dos más en lo que resta de tiempo de evolución. Los primeros dos ciclos no dejaron rastros históricos o registros geológicos, porque no tenían cuerpos físicos densos como los que tenemos hoy. Sus cuerpos estaban compuestos de tipos más sutiles que la materia física que conocemos. Su existencia, por lo tanto, no puede ser documentada científicamente, pero los escritos esotéricos y las mitologías se refieren a ellos. Lo que sigue es parte de la descripción en esos escritos y mitologías. Cada persona debe decidir cuánto de estos escritos es literalmente cierto, y cuánto metáfora y simbolismo. Lo importante son los conceptos generales, más que los detalles.

Se dice que la primera raza raíz floreció durante la época geológica llamada Eoceno, hace unos 55 millones de años. El aspecto de la conciencia sobre el que esta raza etérea se concentró fue el de la sensación, o la percepción en el nivel más básico y primario. El Eoceno fue una época de grandes cambios climáticos, erupciones volcánicas, inundaciones, mareas, calor, y frío, que proveyeron las miríadas de impactos necesarias para provocar la evolución de la sensación. La primera raza raíz, no teniendo cuerpo físico denso, era asexuada y se reproducía por un proceso denominado “brotación”, que parece haber sido de algún modo similar a la mitosis celular.

La segunda raza raíz, de acuerdo a la tradición esotérica, existió durante el Oligoceno, unos 34 millones de años atrás. Este fue un período de vegetación exuberante que siguió a los violentos cambios terrestres del Eoceno. En términos de conciencia, esta raza se concentró en la actividad, empezando a organizar sus cuerpos en vehículos de expresión activos a través de los cuales pudieran influenciar a su ambiente. Se dice que esta raza era andrógina, combinando características masculinas y femeninas, y reproduciéndose por un proceso llamado “sudoración”.

TERCERA Y CUARTA RAZAS RAÍCES

La tercera raza raíz comenzó siendo etérica, pero se tornó completamente física en el curso de su evolución. Ha sido denominada “lemuriana” por el hipotético continente de la Lemuria, que en el siglo XIX se propuso había existido entre Madagascar e Indonesia, a juzgar por la distribución de algunas plantas y animales tales como los monos lemures.

A la mitad de la tercera raza, hace unos 18 millones de años, cuando los cuerpos humanos se habían tornado completamente físicos, se separaron los sexos. El propósito evolutivo de esta tercera raza fue el desarrollo de la emoción. Vivieron una vida de impulsos, al principio con una mente incipiente pero no desarrollada. Luego la mente se activó y estructuró, pero todavía era relativamente inactiva.
El verdadero desarrollo de la mente analítica y, consecuentemente, del lenguaje, se produjo en la cuarta raza raíz, llamada “atlante” en la literatura teosófica, por el legendario continente de la Atlántida. Esta raza se hizo predominante durante el final del Plioceno y el comienzo del Pleistoceno, entre 3 millones y 1 millón de años atrás. Los atlantes desarrollaron una civilización extremadamente materialista, usando la magia.
Lamentablemente, el mal en posiciones elevadas se desarrolló en tal medida que había un peligro crítico de interrumpir completamente el progreso del plan cósmico. Entonces se sucedieron una serie de grandes cataclismos. El continente de la Atlántida sufrió una serie de poderosas convulsiones y eventualmente desapareció, creando enormes olas que arrasaron las tierras bajas del planeta, originando la tradición de un diluvio desbastador. Muchos millones escaparon y encontraron hogar en otras costas, y otros millones perecieron.

LA QUINTA Y LAS FUTURAS RAZAS RAÍCES

La quinta raza raíz comenzó con los refugiados de la Atlántida, que migraron hacia Asia Central, alrededor de 75.000 años a.C., y cuya civilización domina hoy el globo. Este estadio es llamado “ario” en la literatura teosófica antigua, que adoptó el término del uso lingüístico del siglo XIX, el cual hoy es generalmente reemplazado por “Indo-Europeo”. El término sánscrito “arya” significa “la gente noble”, y fue usado por los primeros pobladores hindúes para autodenominarse. El uso del término por parte de los Nazis en la década de 1930 fue una perversión de un viejo término técnico, que ahora ha sido mayormente abandonado.

La presente raza raíz está todavía imbuida de mucho de la conciencia atlante. La actitud materialista que ha dominado por tanto tiempo no está muy lejana de aquella que le hizo bajar la cortina cósmica a la raza raíz anterior. El orgullo intelectual, la indiferencia a los valores humanos y morales, son todas características que obviamente han sido acarreadas a la presente conciencia mundial.

Algunos de los detalles de este relato desde la tercera raza raíz a la quinta no coincide con lo que los biólogos evolutivos y los antropólogos nos dicen sobre el origen de nuestra especie en África oriental y su posterior diseminación desde allí. En particular, los períodos de tiempo son mucho más grandes en los relatos esotéricos que en los científicos, y el lugar del origen de la humanidad también difiere. Sin embargo, puede que los relatos científicos y esotéricos se refieran a cosas distintas, en cierta medida. Es posible que la descripción esotérica sea en varias cuestiones simbólica, más que históricamente literal, y que la científica pueda cambiar con el descubrimiento de nueva evidencia, o la reinterpretación de la antigua. Lo que la ciencia nos dice es: “Aquí está la evidencia que hemos encontrado, y esta es la explicación que creemos mejor para dicha evidencia.” Lo que la tradición esotérica dice es: “Aquí están los relatos que nos han llegado de leyendas, escrituras y mitos; esta es la interpretación que les damos, y estas son las observaciones que los clarividentes han realizado sobre el tema.”

Si miramos nuestra herencia con los ojos del esoterista, nos vemos parados en un punto tremendamente importante del sendero de la evolución humana. La quinta raza raíz es ahora la raza dominante en el mundo, e incluye la mayoría de las personas de este planeta, más allá de la “raza” a la que digamos que pertenecen. La tarea de nuestra quinta raza raíz es desarrollar su sentido social a través de la cualidad sintetizadora de la mente, con frecuencia llamada “la mente superior”. En la presente quinta sub-raza de la quinta raza raíz, estamos perfeccionando esta cualidad mental y anticipando la próxima -la intuición- que empezará a iluminar las mentes de la sexta sub-raza de nuestra presente raza raíz, y que será completamente desarrollada luego en la próxima raza raíz, la sexta.

Dicha raza raíz recapitulará todo lo que ha sucedido antes, y pondrá en juego la facultad de la intuición (buddhi). También anticipará la cualidad de la voluntad espiritual, cuyo desarrollo será el objetivo de la séptima raza raíz. La evolución no da saltos de una raza a otra; el proceso es gradual y con mucho solapamiento. A nosotros nos parece lento y paciente, pero el plan es seguro. Su meta es un mundo unido en fraternidad y actuando de acuerdo a la comprensión espiritual.

esquemaRaza

Los nombres de las siete subrazas de la Cuarta Raza-Raíz (Atlántica) son los siguientes:
1. Ramoahal.
2. Tlavatli.
3. Tolteca.
4. Turania.
5. Semítica.
6. Akadiana.
7. Mongólica.

Las subrazas de la Quinta Raza-Raíz son las siguientes:
1. Hindú.
2. Ario-semítica.
3. Irania.
4. Céltica.
5. Teutónica.
6. Solo empieza a surgir en diversas partes del mundo.
7. Aún no ha aparecido.

Fuente: http://www.rama-rakoczy.org/Cursoteo8.htm

Anuncios

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO

sol

El Génesis relata (cap. 3, vers. 15): “Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje; ella quebrantará tu cabeza y tú pondrás acechanzas a su calcañar”.

El hombre es la Voluntad y el Poder, la mujer es la acción del Fuego; por la unión de los dos se formó la sabiduría que modeló la tierra, el Universo, y todos los seres visibles e invisibles. El primero es la vida, la segunda es el movimiento; del cerebro derecho cruza la vida a la zona izquierda y del cerebro izquierdo cruza el movimiento a la zona de la vida, y ambos forman la luz que es mitad vida y mitad acción, y forman la esfera de la unión.

Todo hombre que trabaja para difundir su luz en el mundo, es el Iluminado Hércules que salva a Prometeo encadenado, a la Naturaleza por medio de la Espiritualización.

En el hombre hay tres soles: el Sol Padre en la cabeza que ilumina; el Sol Madre o Espiritu Santo en el sexo, que alimenta y fortalece el cuerpo; y el Sol Hijo en el corazón, que desarrolla la inteligencia; o en otros términos: el Sol Íntimo manifiesta su calor en el sexo, su vitalidad en el corazón y su luz en el cerebro.

Los sacerdotes antiguos empleaban sustancias, hierbas, animales para atraer la luz astral o el Alma del mundo, de una manera especial; pero los iluminados modernos han suprimido toda planta y todo animal para sustituirlos con el magnetismo de la mujer en sus trabajos de alta magia.

Uno de los significados de la cruz es la fricción de dos palos cruzados para reproducir el Fuego, un significado fálico, emblema del Fuego Cósmico.

El Fuego encendido por la mujer en la gaseosa sangre del hombre, circula por el sistema, anima y mantiene el cuerpo en contacto con el Alma del mundo, por medio de sus rayos áuricos y centros magnéticos.

La Llama Sagrada encendida por la mujer se traduce en humo en el sexo; el hígado lo transforma en calor en el corazón, y la glándula pineal en luz en el cerebro. Toda esta transmutación depende de la imaginación del hombre; si la imaginación se dirige abajo, durante la Llama, atrae materias cerebrales para aumentar el humo sofocante, y si se eleva al corazón y al cerebro, produce el calor del amor en el uno y la luz en el otro.

El Fuego atizado por la mujer debe ascender por la médula espinal hasta el cerebro, de donde sale por el occipucio como luz dorada, como nimbo, que los artistas clarividentes pintaron alrededor de las cabezas de los santos, y que significa la regeneración del hombre o su iluminación.

Los antiguos adoraban a Dios, colocando sobre sus altares la figura o la imagen de un hombre; los mismos cristianos colocan en sus altares al hombre y a la mujer, Jesús y María, José y María.

Sabemos de una secta del Oriente que adora solamente a la Divinidad bajo la forma femenina, y colocan en sus altares a la mujer. Primitivamente esta adoración tenía por objeto el llegar a descubrir los misterios de la Divinidad en el hombre. Los antiguos comprendían y sentían perfectamente lo dicho por Hermes: “Como es arriba, así es abajo”. Comprendían que cada parte del organismo humano tenía su significado secreto; las medidas de este cuerpo y sus movimientos, servían para medir todas las partes del Cosmos y conocer con exactitud sus movimientos. Ejemplos de esta sabiduría los conservan la Pirámide de Egipto, el Arca de Noé, el Templo de Salomón.

Cuando el tiempo echó el velo de la ignorancia sobre las mentes humanas, comenzó el hombre a adorar el símbolo en sí, olvidando la Realidad simbolizada y dio a cada acto de sus misterios un significado objetivo. El mundo actual aprende lo que le dictan los sentidos externos y no se detiene a estudiar inteligentemente el mundo interno del hombre para llegar a descubrir el verdadero arcano de la Sabiduría.

Cuando el hombre vuelva al reino Interno y Subjetivo entonces comprenderá las palabras del Divino Maestro que dice: “El Reino de los Cielos está dentro de vosotros”. Comprenderá que Adán no es un hombre, sino la primera emanación positiva del Absoluto.

– Que Eva no es una mujer, sino la segunda emanación pasiva.

– Que el Jardín del Edén está en el cuerpo que reúne estas polaridades.

– Que el fuego infernal arde eternamente en el sexo y atormenta al que lo busque, y que Lucifer, la Bestia, está en esta parte del cuerpo.

– Que el árbol de la Vida y del Conocimiento del Bien y del Mal, en medio del Jardín del Edén, es el sexo que está en medio del cuerpo humano.

– Que el Hijo de Dios es el hijo del Fuego Sagrado, mientras que el Hijo del Hombre es el hijo de los deseos humanos, representados en la Biblia por Adán y Eva, Caín y Abel.

Extracto del libro: “Las Llaves del Reino Interno”.  Segunda Parte. Capítulo I.  de Jorge Adoum.

Libro:http://eruizf.com/biblioteca/martinistas/jorge_adoum/jorge_adoum_llaves_reino_interno.pdf

Nota: OFF TOPIC es un espacio sin fines comerciales, dedicado al Intercambio Mutuo de Conocimientos y con fines Educativos y Sociales. Si en algún lugar de este espacio aparece publicidad comercial, deben saber que aquí nunca la hemos solicitado.

VOTO DE CASTIDAD

La perversión sexual, o la erotomanía, es una prueba de la afirmación que hacen los ocultistas de que una parte de la fuerza sexual construye el cerebro. El erotómano se convierte en un idiota, incapaz de pensar, debido a que exterioriza no solamente la parte negativa o positiva de la fuerza sexual (según sea macho o hembra) que se emplea normalmente por los órganos sexuales para la generación, sino que además exterioriza parte de la fuerza que organizaría el cerebro, haciéndolo apto para pensar; y de ahí las deficiencias mentales de aquél. Por otro lado, si la persona se entrega a pensamientos espirituales, la tendencia a emplear la fuerza sexual para la propagación es muy débil y cualquier parte de ella que no se use puede ser transformada en fuerza espiritual. 

Por esta razón, el Iniciado, en cierto grado de desarrollo, hace el voto de castidad. No es un voto fácil de hacer ni puede ser hecho a la ligera por cualquiera que anhele desarrollo espiritual. Muchos hombres que no están todavía maduros para la vida superior se han encadenado a sí mismos sujetándose a una vida ascética. Son tan peligrosos para la comunidad por un lado, como lo son los erotómanos imbéciles por el otro.

En el estado actual de la evolución humana, la función sexual es el medio por el cual se forman cuerpos a través de los cuales pueda el espíritu obtener experiencia. Las personas que son más prolíferas y que siguen los impulsos creativos sin reservas, son las de clase inferior; así que es muy difícil, para las entidades en vías de renacer, el encontrar buenos ambientes que les permitan desarrollar sus facultades de tal manera que se beneficien ellas mismas y también el resto de la humanidad, porque entre las clases pudientes que podrían suministrar condiciones más favorables, la mayoría de las familias tienen pocos hijos o ninguno. No es porque vivan una vida abstemia, sexualmente hablando, sino debido a razones completamente egoístas, para estar más cómodas y poderse entregar a la pasión sexual ilimitadamente, sin cargar con el peso de una familia. Entre la clase media las familias están también restringidas, pero en su caso es especialmente por razones económicas, para poder educar a uno o dos niños y darles otras ventajas que no podrían proporcionarles si tuvieran cinco o seis. 

De esta manera ejercita el hombre su prerrogativa divina de producir el desorden en la Naturaleza. Los Egos a punto de renacer tienen que aprovechar las oportunidades que se les ofrecen y a veces bajo condiciones desfavorables. Otros Egos que no pueden hacer otro tanto, tienen que esperar hasta que la ocasión favorable se les presente. De esta suerte nos afectamos unos a otros con nuestros actos, y también así los pecados de los padres caen sobre los hijos, porque como el Espíritu Santo es la energía creadora de la Naturaleza, la energía sexual es su reflexión en el hombre, y el mal uso o el abuso de su poder es un pecado que no se olvida, sino que debe expiarse en menoscabo de la eficiencia de los vehículos, a fin de enseñarnos que la fuerza creadora es Santa. 

Los aspirantes a la vida superior, ardiendo en deseos de vivir una noble vida espiritual, miran muy a menudo la función sexual con horror, debido a las miserias que su abuso ha proporcionado a la humanidad. Se vuelven con disgusto ante lo que consideran una impureza, olvidando el hecho de que precisamente los hombres como ellos (que han puesto sus vehículos en buenas condiciones por medio de una apropiada alimentación, elevados y bondadosos pensamientos y vida espiritual) son los que están en mejores condiciones para generar los cuerpos densos necesarios al desarrollo de las entidades que están esperando su renacimiento. Todos los ocultistas saben que, en perjuicio de la raza, muchos Egos elevados no pueden reencarnarse actualmente, debido a que no pueden encontrar padres lo suficientemente puros como para proporcionarles los vehículos físicos necesarios. 

Las personas que, por las razones ya mencionadas, se abstienen de cumplir sus deberes para con la humanidad, están aumentando tanto las manchas del sol que se olvidan de ver al Sol mismo. La función sexual tiene su lugar en la economía del mundo. Cuando se emplea debidamente, no hay mayor bendición para el Ego, porque entonces suministra cuerpos fuertes y llenos de salud, tales como los que el hombre necesita para su desarrollo; pero recíprocamente, cuando se abusa, no hay mayor desgracia, porque entonces se convierte en un verdadero manantial de todos los males que son la herencia de la carne. 

Es una gran verdad la de que “ningún hombre vive dentro de sí mismo”. Con nuestras palabras y obras estamos afectando constantemente a los demás. Obrando debidamente, o descuidando nuestros deberes, podemos ayudar o frustrar las vidas, primero de aquellos que están en nuestro contacto inmediato, y en segundo término de todos los habitantes de la Tierra y quizá más allá. Nadie tiene el derecho de buscar la vida superior sin haber cumplido antes sus deberes para con su familia, su país y la raza humana. El dejar a un lado egoistamente todo lo demás y vivir únicamente para el propio desarrollo espiritual es tan reprensible como el no preocuparse para nada de la vida espiritual. Aun más: Es peor; porque quienes cumplen sus deberes en la vida ordinaria lo mejor que pueden, dedicándose al bienestar de aquellos que dependen de ellos, están cultivando la facultad esencial del deber. Y avanzarán ciertamente hasta tal punto que despertarán a las llamadas de la vida superior, y entonces encontrarán una gran ayuda en su trabajo, en el deber cumplido anteriormente. El hombre que deliberadamente vuelve la espalda a sus presentes deberes para dedicarse a la vida espiritual, se verá forzado seguramente a volver al sendero del deber, del que se ha separado equivocadamente, y no podrá escapar entonces hasta que haya aprendido la lección que ello encierra. 

Ciertas tribus de la India hacen la siguiente división excelentísima de su vida. Los primeros 20 años los dedican a obtener la educación; de los 20 a los 40 se dedican a crear una familia; y el resto lo dedican al desarrollo espiritual, sin tener ningún cuidado físico que incomode o distraiga su mente. Durante el primer período el niño es mantenido por sus padres; durante el segundo período, el hombre, además de sustentar a su propia familia, cuida de sus padres, mientras éstos están dedicando su atención a las cosas elevadas, y durante el resto de su vida es a su vez mantenido por sus hijos.

Este es un muy sensato método, y completamente satisfactorio en un país en el que todos, desde la cuna hasta la tumba, sienten necesidades espirituales, en tal extensión, que equivocadamente descuidan el desarrollo material, excepto cuando se ven impelidos por el látigo de la necesidad, y donde los niños son sustentados cariñosamente por sus padres, teniendo éstos la seguridad de que serán a su vez sostenidos por aquéllos y podrán dedicarse por completo a la vida superior, después de haber cumplido sus deberes para con su propio país y para con la humanidad. En el mundo occidental, sin embargo, donde no se sienten necesidades espirituales, pues el hombre corriente está desarrollándose sólo materialmente, tal norma de vida sería imposible de realizar. 

El deseo espiritual no llega nunca hasta que el tiempo está maduro y siempre que se obtengan las condiciones particulares bajo las cuales debemos buscar su gratificación. Hay que soportar entonces cualquier deber que parezca una restricción. Si el cuidado de la familia le impide a uno el consagrarse completamente a lo deseado; no estaría justificado que el aspirante descuidara sus deberes y dedicara todo su tiempo y energías a sus propósitos espirituales. Deben hacerse esfuerzos para satisfacer tales aspiraciones, pero sin interferirles con los deberes de familia. 

Si el deseo de castidad nace en una persona que mantiene relaciones matrimoniales con otra, las obligaciones de tales relaciones no pueden echarse al olvido. Sería un grave error el hacer vida casta bajo tales circunstancias, tratando así de rehuir el apropiado cumplimiento del deber. En cuanto a lo que constituye un deber respecto al coito, sin embargo, hay una línea de conducta para los aspirantes a la vida superior diferente de la del hombre ordinario.

La mayoría de la humanidad considera el matrimonio como la sanción de una licencia desenfrenada para gratificar sus deseos sexuales. A los ojos de las leyes humanas, puede ser que así sea; pero a la luz de la verdadera Ley no es así, pues ninguna ley hecha por el hombre puede regir ese asunto. La ciencia oculta afirma que la función sexual no debe usarse nunca para gratificar los sentidos, sino para la propagación solamente. Por lo tanto, el aspirante a la vida superior debe negarse justificadamente al coito con su cónyuge, a menos que el objeto de él sea el crear un niño; y con todo y eso, cuando ambos gocen de perfecta salud -física, moral y mentalmente-, pues en caso contrario, la unión produciría un cuerpo débil o degenerado.

Cada persona posee su propio cuerpo y es responsable ante la ley de Consecuencia de cualquier mal uso resultante del abandono, por falta de voluntad, de su cuerpo a otro.

A la luz de lo precedente y contemplando el asunto desde el punto de vista de la ciencia oculta, es a la vez un deber y un privilegio (que debe ejercitarse con gratitud por la oportunidad) por toda persona sana de cuerpo y mente, el crear vehículos para tantas entidades como sea compatible con su salud y con su capacidad para cuidar de ellas. Y, como indicamos anteriormente, los aspirantes a la vida superior tienen esa obligación más particularmente debido a la purificación que sus vidas puras han producido en sus cuerpos, estando así más calificado que la humanidad ordinaria para generar vehículos puros. Haciéndolo así permiten que entidades elevadas encuentren vehículos apropiados, pudiendo entonces ayudar a la humanidad facilitando a esos Egos las oportunidades necesarias para renacer y ejercer su influencia más pronto que lo que sería posible en caso contrario.

Si la fuerza sexual se emplea en la forma indicada, el coito tendrá lugar muy pocas veces en la vida y, prácticamente, la fuerza sexual entera podrá ser empleada con fines espirituales. No es el uso sino el abuso el que produce todas las perturbaciones y se interfiere con la vida espiritual, así que no hay necesidad alguna de abandonar la vida superior porque no se puede ser casto. No es necesario ser estrictamente casto para pasar por las Iniciaciones menores. El voto de absoluta castidad sólo tiene aplicación en las Grandes Iniciaciones, únicamente, y aun entonces un solo acto de fecundación puede ser necesario algunas veces como acto de sacrificio, como sucedió cuando se proveyó el cuerpo para Cristo.

Puede añadirse, además, que es peor estar sufriendo el hálito abrasador del deseo y estar pensando constantemente y vívidamente en la gratificación de los sentidos que el vivir la vida matrimonial con moderación. Cristo enseñó que los pensamientos impuros son tan malos, y quizás peores, que los actos impuros, porque los pensamientos pueden repetirse indefinidamente, mientras que en los actos siempre hay algún límite.El aspirante a la vida superior puede triunfar solamente en proporción directa a la subyugación de su naturaleza inferior, pero debe guardarse muy bien de irse al otro extremo.

 Extracto del libro “Concepto Rosacruz del Cosmos” de Max Heindel
http://www.rosicrucian.com/foreign/rcc/rccspa017.htm
 Fuente: http://homenajealconceptorosacruzdelcosmos.blogspot.com.ar/2011/11/el-voto-de-castidad.html

DESPERTAR CONCIENCIA EN LA RELACIÓN DE PAREJA

La Relación de Pareja cuando uno de ellos Despierta la Conciencia.

Puedes ser tú hombre o tú mujer el que empiece a tener una fuerte motivación que le tira hacia la búsqueda de la espiritualidad y el descubrimiento interior,  aunque cuando uno de los componentes de una pareja decide emprender la búsqueda en solitario hacia el encuentro con uno mismo, se suceden varias cosas que se van a presentar y a las que va a tener que  hacer frente. Por supuesto, cada experiencia en cada persona es distinta pero esto puede ser un perfil  habitual. El que se inicia en este trayecto espiritual en solitario, sabe que ha dado con algo que le hace muy feliz y se llena de su propia alma. Cuando intenta compartir lo que siente con su pareja, esta  se sorprende y  no es capaz de entenderlo y vivirlo del mismo modo que lo vive él, con entusiasmo e ilusión.

Esto, en un principio le hace sentir  mal e incomprendido. Al mismo tiempo, la pareja, mirando la situación desde un punto más cerebral,  siente la mayoría de las veces que habla con él, que  está perdiendo el juicio y la razón, que todas esas  historias le están confundiendo y piensa que esta  perdiendo el tiempo, ya que  tampoco cree  que sus ideas y su forma de pensar “nueva”  sean válidas para este tiempo. Para el que emprende la búsqueda es un trago amargo el sentirse incomprendido, pero para el que lo acompaña también, ya que le invade el temor, el terror de perder a la pareja, y el de no entenderse si sigue así, etc… Pero pasa el tiempo y el que está buscando se da cuenta que todavía le falta encontrarse consigo mismo, que es duro seguir solo en el despertar y que sería más fácil si pudiera ser comprendido por su pareja, pero al mismo tiempo  se adquiere calma, bienestar y más comprensión, que antes  faltaba.

Hay que saber que es lógico y normal que no se entienda este comportamiento, pues cada cual tiene su momento de despertar, su tiempo de “kairos”  en el que se da cuenta del  motivo de su existencia, aunque sea por un camino distinto al que la pareja descubrió.

Le sigue una nueva etapa en la que el buscador se da cuenta que su trayectoria, su aprendizaje por decirlo de algún modo, está despertando en su ser más íntimo  una mezcla de entusiasmo, euforia, curiosidad, ganas de saber más y más,  ganas de compartir con los demás, por decirlo de algún modo. Siente la necesidad de hacer, decir y hacer cosas para compartir lo que percibe y vive con tanta intensidad. Y cuanto más eufórico está en esto, la pareja se posiciona en un puesto de más incredulidad y crecen lo abismos; es normal, el que ha cambiado eres tú no tu pareja. Es tu proceso de despertar de conciencia. El que emprende este camino sabe que no va a retroceder, no desea volver atrás por nada del mundo, pero es que tampoco puede ni quiere, tiene clarísimo  cual es su postura aunque no su  trabajo a seguir, se tiene que dejar llevar y fluir por las “señales” y su intuición.  Se empieza a tener un sentimiento distinto hacia las  cosas (como de más desapego a lo material), y  se hace uno  menos vulnerable  a lo que dicen , hacen y piensan los demás, porque por lo menos se tiene algo claro,  empiezas a quererte más, ¡que ya es mucho!.

La pareja muchas veces no comprende nada y se desespera por que cree que te está perdiendo,  y puede que sea así, al no comprender como has podido cambiar tanto. El que emprende el camino espiritual,  dedica el tiempo a buscar, se convierte en insaciable buscador de sí mismo y de lo que le rodea, y sabe que no puede dejar de buscar , se convierte en su forma de vida y cuanto más aprende  de si mismo, más se conoce y conoce a los demás. Esto tiene una recompensa, y es que su manera de ser producirá tarde o temprano un cambio a su alrededor. Estos cambios pueden ser distintos y a continuación voy a  mencionarlos.

El que no busca,  el que se mantiene igual puede tomar decisiones como esta:

Él o ella, ve que has cambiado tanto que ya no eres el mismo que conoció y ya no te  comprende y le es más difícil  cada vez  estar  a tu lado, ya que hay algo que se le escapa que no puede controlar. (Estáis vibrando en diferentes frecuencias y la persona que se mantiene igual no puede soportar ese estado vibracional más sutil del otro).

Otra es, quedarse a tu lado por comodidad, por estatus, por economía, aunque no lo entiendas y vivir vidas totalmente separadas en el espíritu (que suele ser lo más común).

Otra es que el amor, el que no crea dependencia, ni exige, ni controla, ni quiere cambiar a nadie se convierta en comprensión y en el motivo para vislumbrar lo que le está sucediendo a tu pareja  e inclusive puede despertar en ti lo mismo, y te digas; seguro que aprenderé  si empiezo a mirarle con los ojos del alma, creo que hay una verdad  ahí de la que puedo algún día  beber de ella.

Unas veces se rompen las relaciones de pareja, pero otras se transforman  y se entregan con más amor, se enriquecen y se nutren de una manera desconocida hasta entonces.

Aunque mi reflexión es la siguiente: Si habéis recorrido el camino espiritual en solitario, recordad que no es impedimento para mantener una relación equilibrada, sino todo lo contrario ya que puedes comprender el porqué de las cosas y saltar esa dificultad que no es más que una prueba más de la capacidad de amor que se tiene que sostener, ya sea compartiendo la vida con la misma pareja o entendiendo que se tiene que romper para seguir por otra senda que te hará sobre todo continuar aprendiendo, esta vez sin rencor y sin reproches.

La gran suerte del mundo es lo que les sucede a las parejas que despiertan al unísono, se convierten en una  unidad  que les conecta con el cielo y la tierra para descubrir las verdades y el propósito de la vida. Entienden y comienzan a vivir la espiritualidad de forma activa en cada cosa que hacen, lo viven y lo sienten juntos, por eso descubren cual es su sino en relación con todas las cosas que les suceden en el día a día de una manera más equilibrada. A la vez descubren que han venido juntos a estar aquí en esto, en este justo tiempo porque ya lo pactaron  con anterioridad en algún otro “lugar” antes de nacer y siempre por un motivo, ayudarse y ayudar con su ejemplo y su manera de vivir.

Por eso  estas parejas  mantienen mejor el equilibrio vibracional ya que al ser ambos los que  se  sostienen en una misma frecuencia  les hace crecer espiritualmente de una forma más evidente.

Luhhema

Fuente:  El despertar de la conciencia (Los Síntomas)

LA PAREJA TÁNTRICA

Posiblemente las relaciones de pareja sean el Camino Espiritual más común, directo y más completo al que nos enfrentamos, curiosamente, de un modo más inconsciente.

No es necesaria ninguna creencia particular, religión, aspiración, práctica de yoga o disciplina espiritual de cualquier tipo que nos acerque a ello. Es la necesidad innata de amar y ser amado para compartir libremente los desafíos que se te presentan en el camino lo que nos conduce a esta experiencia.

Una relación de pareja es la mejor oportunidad que tiene uno mismo para conocerse y explorar todos los rincones del ser. Es un espejo que nos pone frente a frente hacia nuestra realidad más profunda, incluso, y a menudo principalmente, con aquella que no queremos ver. Aquella que escondemos y la vivimos en silencio tratando de ocultarla continuamente al mundo bajo mascaras.

Es relativamente sencillo vivir bajo máscaras. Vivimos en un teatro continuo en el que siempre se precisa una buena actuación. El deseo de agradar. Lo políticamente correcto. Y así, en cada encuentro, ofrecemos nuestra mejor cara para esconder en lo más profundo todo aquello menos agradable para el mundo.

Pero en una relación el tiempo acaba rompiendo esos moldes mas no podemos ser actores para siempre. Es entonces cuando  el ego, la inseguridad, el apego y todos nuestros bloqueos se manifiestan en forma de peleas y discusiones.

Y ahí es donde nace el Camino mas cada momento es un aprendizaje y cada bloqueo una nueva oportunidad para crecer, evolucionar y ser mejor persona.

Es por ello que la “Filosofía Tántrica” enfatiza mucho en la importancia de la relaciones de pareja como un medio para el crecimiento personal y espiritual, tratando de desarrollar una relación sana y elevada para trabajar, conscientemente, lo más oscuro de cada uno mediante la más poderosa e infalible de las técnicas.

–  10  principios básicos para una relación de pareja Tántrica.

Las relaciones de pareja son un importante y potente instrumento para la propia evolución y autoconocimiento.

En muchas ocasiones la vida no nos llena porque buscamos la felicidad que sólo emerge cuando somos quienes somos, plena y profundamente. Lo femenino crece espiritualmente cuando aprende a vivir en amor, en lugar de vivir esperando al amor. Lo masculino crece espiritualmente cuando aprende a vivir en libertad, en lugar de vivir luchando por la libertad.

El concepto de femenino y masculino no trata sobre la diferenciación entre hombre y mujer, sino de la energía en sí.

La filosofía Tántrica pone mucho énfasis en estos roles para tratar de desarrollar un relación de pareja elevada y no caer en el falso amor  como el apego o la necesidad para terminar conviertiéndose en un camino destructivo.

El Tantra, contrariamente a la filosofía vedántica, no solo respeta las acciones e interacciones en el mundo real y físico, que además las usa como una herramienta para la propia revelación del ser y el camino evolutivo. Siendo la relación de pareja y el acto sexual como uno de sus estandartes en esta materia concreta .

  •  SIN APEGOS

Uno de los principales aspectos y en los que suelen caer la mayoría de las parejas es en el apego. Toda relación empieza como una chispa, la cual podrá nacer o no por alguna necesidad concreta. Mas allá de ello, en un primera instancia no existe esa necesidad primordial por el otro.  Con el tiempo,  el ¨amor¨ acaba convirtiéndose más en una necesidad por tapar algún bloqueo emocional o la necesidad de sentirse queridos que la realidad última del ¨amor¨.  Este hecho bloquea el propio progreso y estanca la relación pues nos refugiamos bajo esa tela de polvo hasta que un día muere, la relación se rompe y tu mundo se desmorona. Es por ello que es importante saber crear y mantener el espacio de cada uno y saber que el amor y la relación de pareja es un aprendizaje mediante el compartir de caminos momentáneamente, ya que, por ruptura o por muerte, un día, pronto o tarde, estos se separaran. Viviendo bajo esa certeza, la relación se valora por lo que es y cada segundo es un regalo en nuestra existencia.

  •  POLARIDAD

Este es unos de los aspectos básicos y elementales en el Tantra y una de las claves para mantener una relación de pareja sana y pasional por mucho tiempo. Basándonos en el hecho de que todo y todos somos energía y en que los polos opuestos crean atracción, las relaciones también están fuertemente influenciadas bajo este concepto. El motivo por el cual podemos sentirnos atraídos o no por otra persona, es directamente proporcional a la polaridad que exista entre ambos, no a nivel de carácter sino de energía.  Para mantener esa atracción, es importante saber mantener dicha polaridad. ¿Cómo hacerlo?. Básicamente manteniendo siempre el espacio de cada uno y no mezclarse completamente. El dormir todas las noches  juntos  y pasar mucho tiempo con el otro sin tener el propio espacio acaba creando una energía neutra, con lo que acaba convirtiéndose más en una amistad que en la pasión propia de los amantes. Es un proceso lento, casi imperceptible, pero esa pasión y esas ganas del otro van desapareciendo  poco a poco hasta llegar al punto de preguntarse  “¿que nos ha pasado? “. 

Desde el punto de vista Tántrico se recomienda no dormir juntos en la misma cama cada día, o a poder ser, vivir en casas separadas. Del mismo modo, pactar semanalmente uno o dos días de ¨descanso¨ sin verse e interactuar para gozar y convivir con el propio espacio de cada uno. Es importante desarrollarlo desde las primeras fases de la relación, mas de lo contrario, al haber creado ya cierto patrón y apego, suele ser complicado (no imposible) comprenderlo por una de las dos partes y entenderlo como fruto de un problema en la relación.

Si se aplica dicha ¨separación¨,  aún sintiendo el deseo de estar con la otra persona,  genera posteriormente un deseo mayor por él/ella, manteniendo la relación viva y pasional todo el tiempo sin llegar agotarse.

  •  COMPASIÓN Y COMPRENSIÓN

Normalmente solemos identificarnos en exceso en nuestros pensamientos, maneras de ver y vivir el mundo, bloqueos, caracteres, etc.  y nos olvidamos que en la vida hay mucho más color que sólo blanco y negro. Cuando no logramos entender algo de nuestra pareja y con ello arranca una discusión, cada uno se mantiene firme en su postura recriminando desde su modo de ver el mundo, como debieran ser las cosas y como debería el otro actuar. Así, una tras otra, jamás se logra llegar a un fin y poco a poco acaba deteriorando la relación. Es importante tener esto presente y aceptar e integrar que las emociones, su modo de manifestarse y la razón por la cual lo hacen no tienen una regla básica. Lo que para mi puede ser algo altamente ofensivo, para mi pareja puede no afectarle y viceversa. Si nuestra intención es la de mantener una relación sana, vivir de y para el amor, y ayudar a nuestra pareja a entender sus bloqueos, que entienda los nuestros, y fortaleza la relación en sí, es importante mantener siempre este concepto vivo y vivir desde la compasión y comprensión en lugar de querer implantar una manera de pensar, vivir o hacer , para buscar el equilibrio, conocerse mutuamente y saber como hacer feliz a esa persona que está a tu lado en lugar de producir más daño.

  •  COMUNICACIÓN

La falta de comunicación es uno de los mayores problemas y la causa más común de rupturas y peleas. Como todos sabemos, nuestra mente es un continuo torbellino de pensamientos. Crea, imagina,  idealiza conceptos e ideas constantemente.  Si en una relación no existe una buena comunicación CONSTANTE , HONESTA , ABIERTA y SINCERA, deja libertad absoluta a la mente de cada uno a imaginar, proyectar e interpretar las acciones del otro de un modo, normalmente, destructivo. Lo que causa un efecto dominó a partir del cual algo que en su raíz podía ser insignificante como un gesto, una palabra o algo que mal interpretamos, acaba convirtiéndose en un motivo de ruptura. Una buena comunicación no da pie a la interpretación y cualquier mal entendido puede solucionarse de inmediato.

  •  ENTREGA

Entregarse, a menudo se entiende como rendición, debilidad o admisión de una derrota. Aunque es cierto que estas pueden ser algunas de las definiciones de esta palabra, aquí la utilizamos con otro sentido.

Entregarse significa dejar de oponer resistencia a la apertura total de lo tú eres.  Significa soltar la tensión de lo que crees ser  y comprender el profundo poder de lo que realmente eres.  Significa abrirse sin barreras  emocionales o físicas y relajarse más allá de cualquier sensación limitante de uno mismo que pudiéramos tener. Entregarse significa amar sin límite. Significa bajar la guardia para que tu pareja pueda sentir tu centro: auténtico, descubierto e indefenso. Pero la auténtica entrega no consiste en adaptarse simplemente a lo que le plazca a tu pareja. Ni en entregarse a sus necesidades emocionales. La verdadera entrega consiste en atravesar estas necesidades secundarias, tanto las propias como las de tu pareja, relajarte y aumentar el deseo esencial de dar y recibir amor sin límite y sin condiciones.

Continuando con el tópico anterior, mencionaremos ahora 5 aspectos básicos más  para el desarrollo de una pareja Tántrica.

Así como todo lo dicho en el artículo anterior podría aplicarse a cualquier relación de pareja sin clasificarse necesariamente como tántrica,  los 5 siguientes son en cierto modo los que crearían esta diferenciación reuniendo una perspectiva y filosofía en el  comportamiento de una pareja basada complemente en aspectos de la filosofía Tántrica y con un enfoque directo en la búsqueda del desarrollo de una relación espiritual.

  •  MADUREZ ESPIRITUAL

Enfrentarse cara a cara con nuestros bloqueos, apegos,  lados oscuros  y ego,  no es tarea fácil, y si nuestra intención es desarrollar una relación para la propia evolución, nos encontraremos constantemente frente a frente con lo más oscuro de nosotros mismos. Es por ello que requiere cierta fortaleza y madurez espiritual para no caer en el torbellino de emociones y bloqueos que florecerán una vez tras otra para estar siempre en una posición centrada capaz de llevar los procesos de un modo armónico y fluido sin destruir ni caer en el propio abismo.

  •  SHIVA / SHAKTI

El concepto de Shiva/Shakti podría decirse que es la columna vertebral del Tantra. Tanto es su práctica de yoga y filosofía como en la aplicación a la pareja. Con este concepto se intenta encontrar el equilibrio entra ambos polos, masculino y femenino, para alcanzar la ¨perfección¨ en la unión.

De nuevo, mencionar que el concepto masculino y femenino expuesto aquí no tiene nada que ver con la diferenciación de sexos, hombre y mujer.

Es por ello que es importante establecer unas bases sobre lo que realmente trata.

La energía masculina, representada en el Tantra como el Dios Shiva, es la conciencia pura que trasciende todo. Aquello que es atemporal y omnipresente. A nivel más práctico, vendría a ser la capacidad de estar centrado en todo momento sin dejarse llevar por las emociones o circunstancias que nos rodeen en un instante concreto. Debe ser el punto de seguridad en el que sujetarse en cualquier estado, sabiendo que no importa que o como, siempre estará allí presente y sujeto.

La energía femeninaShakti, es todo lo contrario. Es danza, creación, movimiento, nacimiento. Es vida. Cambio. Es todo lo que da belleza al mundo, al universo. A nivel práctico podrían ser las emociones, pensamientos, la impermanecia, el nacimiento.

No existe Shiva sin Shakti ; ni Shakti sin Shiva. Aunque en el hombre, por norma general, predomine más una energía masculina y en la mujer la femenina, no excluye el hecho de en cada uno de nosotros existen ambas energías que se manifiestan en distintas actitutes y acciones de nuestro día a día y nuestro carácter.

¿Pero que importancia tiene esto en una relación?,  muy sencillo. Sino hay equilibro, hay destrucción.  Es un juego de roles en el que cada uno debe desarrollar su función en un momento concreto y alternativamente. Si uno de los dos esta en un momento excesivamente emocional ( shakti ), y si su pareja no crea el equilibrio actuando bajo una posición centrada, sin dejarse llevar por el torbellino de emociones de Shakti ( shiva ),  se creará una gran tormenta de emociones entre ambos que acabará por romper y dañar la relación y no llegar a ningún punto común y de evolución. Lo mismo sucedería de modo contrario si ambos permanecieran en un rol constante de Shiva, donde no habría lugar a la danza de la vida y todo acarrearía un aspecto estéril, sin vida, pasivo.

Es por ello que este juego de roles es extremadamente importante  llevar de un modo consciente en cada momento, ya que de lo contrario, causaría un choque entre polos difícilmente de solucionar.

  •  DEVOCIÓN / ADORACIÓN  ( TRANSFIGURACIÓN )

Uno de los aspectos más hermosos dentro de la filosofía de pareja Tántrica es la adoración entre ambos.  Desde el punto de vista tántrico, cada miembro de la pareja debe admirar al otro como un dios o diosa. Debe trascender el cuerpo, el aspecto físico, el nombre, su historia y ver más allá de todo ello para conectar con lo más profundo, con su energía fuente Shiva o Shakti. Cuando la pareja ve en el otro la representación de la energía masculina o femenina,  su respeto y adoración es tan inmenso que solo puede nacer amor y el equilibrio alcanzado ofrece los frutos de una relación más allá de los límites de la mente y el ser humano.

A este proceso se le llama Transfiguración. Un buen ejemplo de transfiguración es puede apreciar en la película de Jhonny Deep, Don Juan de Marco, en la que es capaz de ver la belleza en cada mujer mas allá de su aspecto físico.

  • RITUAL ( sexualidad )

Otras de las características de la pareja Tántrica que le ofrece un toque creativo, carismático y sensual es su manera de interpretar el sexo. Este es un concepto que requería páginas y páginas de explicación por la cantidad de técnicas, consejos y demás que ofrece el Tantra como ayuda y soporte para las parejas, sin embargo aquí haremos solamente una pequeña exposición de su significado.

Para el Tantra, el acto sexual es la fusión entre Shiva y Shakti. Es la comunión entre los dioses, entre las energías fuente. El equilibrio máximo mediante el éxtasis. El lugar en el que la mente se funde en su Ser más puro y desaparecen todos los bloqueos, problemas, juicios, etc. de la vida común.  Así, dicho acto, en contra de mostrarse como algo impuro, tabú, malicioso, se lleva a cabo como una práctica espiritual por sí misma. Es en realidad, un acto SAGRADO.

Para ello, en muchos casos se desarrollan rituales para facilitar una atmósfera y un estado de consciencia posible para destacar y gozar de la experiencia sagrada del amor en toda su plenitud, dejando de lado toda la morbosidad y fornicación propia de nuestro tiempo.

Los rituales deben interpretarse simplemente como un mero juego que ayuda a la mente a conectar con algo mucho más allá de la simple satisfacción física.

  •  CONTINENCIA ( BRAMACHARYA ) / SUBLIMACIÓN

Bramacharya ( continencia sexual ), es el cuarto de los cinco YAMAS. Desde el punto de vista védico, bramacharya no es más que celibato.  Los grandes maestros, santos y yoguis de todos los tiempos descubrieron el gran potencial e importancia de la energía sexual y como, por lo tanto, su derroche para algo menor a la evolución espiritual era el peor de los desafíos para aquel que quisiera alcanzar la ¨libertad¨.

Sin embargo, el Tantra,  con su filosofía de hacer uso del mundo ¨real¨ y  todas sus acciones, profundizó mucho más allá hasta el punto de descubrir que el problema no era el acto sexual en sí, sino la pérdida de su energía. ¿Qué significa? dicho claramente, la eyaculación para el hombre y los orgasmos explosivos para la mujer.

Todos, sobretodo los hombres, han experimentado como al excitarnos obtenemos muchísima  energía repentinamente, que al eyacular, no solo desaparece, sino que es mucho menor a la que teníamos antes de la excitación, dejándonos en un estado somnoliento.

El Tantra, mediante distintas técnicas, promueve el control de la eyaculación, llevando a cabo el acto sexual sin llegar a dicho extremo para poder extenderlo y usar la energía para otro propósito. Posiblemente, sea la parte más dura, la que requiere más paciencia y más tiempo para el hombre de practicar y asimilar, ya que en otras palabras se le está privando del placer del orgasmo.  Sin embargo, la realidad es otra, ya que a largo plazo los orgasmos son muchísimo más intensos y múltiples en un mismo acto sin la necesidad de eyacular. Dicho en otras palabras “uno se convierte en un hombre multiorgásmico”.  Algo verdaderamente impensable para la mayoría.

Pero además, el Tantra va mucho más allá, no solamente entrena para desarrollar la capacidad de no perder esa energía sino que además desarrolla distintas técnicas para moverla y aplicarla en Chakras superiores para el despertar de la energía Kundalini y del Camino hacia la ¨liberación¨. A este proceso se le llama 

Conclusión.-

Nadie dijo que el camino fuera fácil, sin embargo, sus frutos son mucho más sabrosos, importantes y significativos. Además de transformar una relación de pareja en un camino evolutivo inmejorable siempre potenciando los valores del amor, adoración y respeto por encima de todo, consiguiendo una relación  estable,  sana y elevada para algo más que para un simple “cubre bloqueos emocionales”.

Pero lo más importante de todo y el primer paso para ello es que:

***NO HAY TANTRA SIN AMOR***

Fuente: http://diariodeunyogui.wordpress.com/category/yogatantra/

+ info:  EL SEXO TÁNTRICO

http://constelaciones-estrella.blogspot.com/2011/09/sexo-tantrico.html

OFF TOPIC es un espacio sin fines comerciales, dedicado al Intercambio Mutuo de Conocimientos y con fines Educativos y Sociales. Si en algún lugar de este espacio aparece publicidad comercial, deben saber que aquí nunca la hemos solicitado.

Cosmoecología es una Ciencia SIN ÁNIMO DE LUCRO.

ESPIRITUALIDAD Y SEXUALIDAD

 Almas Gemelas y Espíritus Afines (2ªparte)
 Enseñanzas del Maestro St. Germain      
 ¡SALUDOS HERMANOS Y HERMANAS!

Hay una luz maravillosa en esta comunidad vuestra  hecha de roca, de densidad…eso que se llama jungla de asfalto. Hay iluminación por doquier, en cada célula de cada ser que es una partícula de vida. Lo que es de naturaleza de asfalto también es vida. También expresa sexualidad. Aquí tenemos un nuevo concepto. Consideraríais divertido observar los hábitos de apareamiento de aquello que consideráis inanimado.

 Éste es un tiempo de gran engaño sobre la sexualidad, de mucha consternación, dolor, angustia y frustración; todo ello provocado por el mal entendimiento del Yo, ya que operáis en la densidad, lo físico, y experimentáis una realidad de tres dimensiones de polaridades expresadas en lo masculino y lo femenino.

 Dios se contempló a sí mismo y creó la creación, aquello que conocéis como vida,en forma planetaria, animal, vida respirando hacia sí misma el Ser llamado masculino y femenino. Busca fundirse consigo misma mediante las polaridades de los opuestos, de los géneros conocidos como masculino y  femenino. Vuestra historia, vuestra cultura y humanidad de eones pasados han buscado separar la sexualidad de la espiritualidad, separar la divinidad de la esencia de Dios con el YO del Yo físico llamado sexualidad. Este aislamiento, o separación del YO… no está contemplado que el Yo busque fundirse con el YO mediante la fusión de las polaridades.

Por consiguiente, a través del aislamiento, de algunos votos de castidad, el YO divino queda representado sin expresión en lo físico mediante la sexualidad, y por ende es incompleto. No hay nada malo en ello, mas le falta totalidad. Está creando un vacío. Ésa es la razón por la que os sentís vacíos, ya que buscáis la otra parte del YO que sólo se puede descubrir en el otro género; mediante la fusión, no sólo física, sino emocional y mental, la fusión de la esencia del alma.Con ello unificáis la Fuente, la esencia de Dios de vuestro interior. Os fundís en la totalidad que emana de vuestra encarnación. Hay mucho que decir sobre la masculinidad y la feminidad en vuestra sociedad.

A través de los siglos, lo que es masculino en naturaleza se ha vuelto poderoso en este plano, pero no tanto como la feminidad. Lo explicaremos.

 Ya conocéis todo de lo que os hablo. Yo sólo soy un espejo que os refleja vuestro conocimiento de nuevo a vosotros. Eones atrás en vuestro tiempo, se aceptó tanto por el varón como por la mujer que el propósito de ésta era complacer la esencia soberana, lo masculino.

A ambos les resultó aceptable y permitieron que fuera realidad, tal como se creó en aquellos días. Por consiguiente, la mujer, para su sostén y apoyo vital, buscó complacer al soberano, al líder del harén.

El valor que se le dio a la feminidad se basó únicamente en la edad, la belleza y la capacidad sexual. Se ignoró el verdadero valor de la esencia de Dios en ella. Éstos son los sistemas de valores que se han arrastrado hasta la actualidad.

Vosotros transportáis memoria de la esencia del alma, no sólo de vuestro pasado, sino también del pasado del género opuesto, ya que todo forma parte de la conciencia global y, al ser colectivamente de la conciencia global, todos participáis en ella. Es vosotros, en ejemplificación del todo; microcósmica en vosotros, macrocósmica en la sociedad.

Este sistema de valores ha creado miedo en la mujer porque no sois valoradas por vuestra esencia divina, sino por lo que es superficial en naturaleza. En verdad que la feminidad es de la oscuridad.

¿Sabéis por qué?…. No se entiende.

La mística femenina siempre ha sido misteriosa, de la oscuridad. ¿Qué es la oscuridad? No estar en la luz. ¿Qué es la luz? Es la comprensión consciente.

El útero es un lugar de oscuridad, y la oscuridad tiene mucha validez en la Fuente, en Dios el Padre, al igual que la luz. Sencillamente son reflejos distintos del otro. Lo que es de la luz se considera poderoso, pero la oscuridad, aquello que es femenino por naturaleza, es la capacidad de penetrar en lo que no es perceptible y curar a un niño o hacer  predicciones, eso es la feminidad.

No es necesariamente de la mujer, pero es feminidad. Cada uno de vosotros lleva en su interior tanto la masculinidad como la feminidad. Cada uno de vosotros, sin importar cómo se represente en lo físico vuestro género. Esto ha sido temido por el hombre durante eones, esa mística que es incapaz de comprender con su mente lógica, por lo que buscó dominar, suprimir y perseguir a la mujer con el fin de sentirse más poderoso.

Ello condujo a un desequilibrio crucial en la percepción del hombre y de la mujer como géneros iguales. Y creedme, todo esto de lo que os hablo se relaciona con la sexualidad, ya que tiene que ver con el modo en que tenéis relaciones entre vosotros y cómo interactuáis uno con el otro a un nivel sexual. A medida que abramos más y más este tema para que compartáis el conocimiento que radica dentro de todos y cada uno de vosotros, también compartiréis el conocimiento de vuestra sexualidad.

Vuestra espiritualidad (aquello que es la esencia de Dios ejemplificado en vuestro interior) y vuestra sexualidad (aquello que es la esencia de Dios ejemplificado en vuestro físico) son realmente uno y lo mismo.

Habéis buscado separarlos, y por ende estáis separando la interacción física con aquello otro que es la representación divina de la Fuente. La estáis aislando y separando, diciéndoos, mientras participáis en relaciones sexuales, «esto no es divino». 

Y así, durante eones, habéis buscado suprimir vuestra sexualidad 

por la espiritualidad, abandonando una en favor de la otra, o eso percibíais que era, cuando en realidad ambas eran manifestaciones divinas del YO Dios.

No hay nada malo en expresar vuestro género a través de la fusión física, expresar vuestro género de conocimiento, no sólo el cuerpo físico, sino el conocimiento. Lo masculino es soberanía, la corona de vuestra alma. Lo femenino es humildad y amor incondicional, el corazón dentro del pecho de vuestra alma, y juntos componen una única esencia del alma. La fusión de los dos, esa urgencia en vuestro ser durante tantos siglos, esa urgencia de tener relación sexual entre hombre y mujer, ha sido la urgencia del alma de fundirse con las dos partes del YO

Ése es el motivo por el que la ijada tiene pasión. El alma desea expresar una y otra vez lo que es fundirse con el YO, permitiros que conozcáis el éxtasis aun nivel físico, para que podáis conocer un éxtasis mucho mayor a un nivel del alma.

Otra cosa que no se ha contemplado en vuestra sociedad es el vacío, la oscuridad, el lugar hondo y misterioso de la nueva vida, el nuevo nacimiento, llamado útero, esencia femenina. Eso en sí mismo es la naturaleza del cuerpo físico, aun cuando sea varón. Su naturaleza es femenina.

Dejad que os lo explique:

La encarnación física está compuesta de átomos, electrones, positrones., y hay mucho más espacio que densidad. La misma naturaleza de la encarnación física expresa más vacío que materia. Es un receptáculo. Es receptiva.

Siglo tras siglo, la encarnación física busca con fervor fundirse con la esencia del alma. Es receptiva a la esencia más grande conocida como vosotros, y también como Dios. Ése es el motivo por el que tenéis ese deseo ardiente de llegar a ser.

Vuestra encarnación y aquello que es vuestra esencia representada en este plano de la Tierra es un fragmento de la totalidad de vuestra esencia, es receptiva en naturaleza. Es el lugar de nacimiento de la nueva vida llamada Dios ejemplificado.

 Todo vuestro receptáculo o templo, vuestro cuerpo, varón o mujer, es femenino en naturaleza. El planeta es femenino; el sol es masculino, y tienen una relación sexual el uno con el otro. Lo que es masculino en este plano de la Tierra está experimentando algo que las mujeres llevan experimentando desde hace siglos, a eso se le llama cambio.

Según vuestra sociedad, es tradicional para la mujer dejar a su familia e irse a vivir con el hombre de su elección,cambiar sus circunstancias, su nombrey si se presenta 

algo terrible o una crisis, cambiar sus circunstancias externas y acomodarse al varón. Ahora éstos están aprendiendo a cambiar.

Se vuelven suaves, compasivos, cariñosos, más contemplativos, menos propensos a los juicios. No están encarnando todo esto ahora, sino que se trata de una apertura que experimentáis en el plano de la Tierra.

¿Sabéis por qué hay tanto cambio ahora, no sólo en la conciencia global, sino con la sexualidad masculina y femenina representada a través del género masculino?

Se debe a que la misma Madre Tierra está cambiando, desplegándose y trayendo nueva vida y nueva luz a su planeta  llamado Tierra. El cambio está representado en cada foco de energía sobre este planeta, incluyendo la sexualidad.

Aquellos que tradicionalmente han encajado en un molde han sido aceptados en lo que llamáis historia y lo que permitís que sea. Los que no encajan en el molde son los que están involucrados y experimentan la fusión y la unificación de su masculinidad y feminidad.  Por eso no encajan en los moldes preconcebidos y sin embargo, están aislados de la sociedad y son juzgados menos que divinos porque son en verdad divinos y están experimentando su divinidad.

Existe el miedo al dolor, y el miedo que entra en vuestra relación sexual debido a las heridas y a las experiencias previas. No deseáis que os escupan de nuevo. Veréis, la vulnerabilidad no es más que la humildad sin el equilibrio de la soberanía. No hay nada malo en ello. Sencillamente no está equilibrado. Por ello os sentís tan vulnerables. Aún no habéis experimentado vuestra soberanía, no hay nada que temer sobre nada.

Si en verdad sois soberanos, sois conscientes del poder que hay en el asiento de vuestro ser unido al sello de vuestro corazón. Cada vez se comprende más que en la sexualidad es necesaria una conexión del corazón para fundirse en armonía. Una fusión armoniosa del Ser permite la conexión del corazón, el amor incondicional de ambos y por ende, la penetración de la Fuente a través de ambos. Es un canal al que se le permite ser en vez de permanecer embotellado. Lo que se teme es la esencia femenina. El vacío es lo que se teme, y, por consiguiente, al temérselo más y más, se le permite cada vez menos entrada en la experiencia de la circunstancia vital. Entonces os aisláis de expresar físicamente aquello que sois.

La fusión es divina. También es divina si se la experimenta armoniosamente, ya que la Fuente no emite juicios, tampoco la esencia de Dios. Sin embargo, digamos que os resultará más fructífero si la permitís con la conexión del corazón, porque cuando os fundís, no sólo lo hacéis en lo físico, sino también con el alma, con el cuerpo emocional y sus energías. Es un entremezclarse de las energías, y lo que os lleváis a vosotros no es sólo una pasión liberada, sino la memoria de la esencia del alma de la persona con quien os habéis fundido, debido a la existencia de esa entremezcla.

Ese es el motivo por el que tenéis esa enfermedad que campa en vuestro plano ahora, aunque la entidad con la que os hayáis fundido no la tenga residiendo en sus células, sí la tienen en su memoria del alma, porque se han entremezclado con otros que la tienen de residente en su memoria del alma.

 De modo que os resultará muy armonioso y fructífero fundiros con aquellos que tengáis una conexión de sello del corazón. Expresar vuestro género sexual físicamente y tener una relación sexual, en verdad que es divino.

¡El alma y el cuerpo son uno! Lo que es divino y lo que es físico son uno. ¡no separados! La sexualidad es esencia divina. El núcleo de ello es que estáis fundiéndoos con vosotros mismos, y por

ende la Fuente se funde consigo misma. El dolor dejará de ser cuando estéis en verdadera alineación con la Fuente de vuestro ser, pues no temeréis y no conoceréis la frustración.

La castidad también se alineará en el proceso conocido como unión física: relación e interacción con el elemento llamado Dios que es de la polaridad opuesta. Al hacerlo ,descubriréis que las energías se mueven de vuestras raíces e ijadas a la zona conocida como plexo solar. Entonces tendréis una pasión, no necesariamente de la ijada, sino una de poder y de soberanía. Al equilibrar esto y fundirlo en hermandad con el sello del corazón, dispondréis de una pasión para amor incondicional, junto con la soberanía, que es el verdadero Dios ilustrado, alineado, equilibrado y en armonía.

Luego veréis que no sólo sube en naturaleza, sino también en frecuencia hacia el sello del corazón.

Cuando lo hagáis, al caminar sobre este plano de la Tierra os encontraréis en una relación sexual con toda la esencia que es la vida. El rocío sobre las hojas, un amanecer, las montañas teñidas de púrpura, todo es sexual en naturaleza. Tenéis una relación sexual con todas las facetas de la vida. Como Dios realizado, en esta fusión llamada sexualidad tendréis éxtasis con todas las facetas de la vida, con los fragmentos del YO, los fragmentos de Dios.

Tendréis el amor pasional ejemplificado. Vuestro ser estará en llamas cuando la antorcha de vosotros se encienda en fuego e iluminación divinos. Es una antorcha que tampoco se extingue, pues al continuar se convierte en la misma Fuente ardiente, ya que deja de ser residente en la corona y avanza, y os fundís con la Fuente en lo que ahora se llama ascensión. Por lo tanto, se vuelve la urgencia de la Fuente y no de la personalidad. Al acomodar esta elevación en frecuencia desde la ijada hasta la corona, pasaréis por un gran cambio.

 P: Algunos libros dicen que podemos crear lo que deseamos, y que lo único que debemos hacer es concentrarnos y se manifestará. Lo he estado intentando y no estoy muy seguro acerca de mi éxito, y realmente no me siento muy satisfecho con los resultados. La enfermedad sigue siendo parte de mi vida, junto con la falta de esa relación con una mujer, y ya estoy a punto de dejar de intentarlo; quizá ése es el secreto. Creo que he pasado demasiado tiempo tratando de hacer que suceda.

 Hay varios temas que enfocar aquí. Aprecio tu colaboración, queridísimo hermano. Tocaré cada uno. Intentarlo sólo indica que dudas de los resultados, de lo contrario no lo intentarías, porque sabrías que ya existe. Provocar una relación con una mujer, o con un hombre para las mujeres presentes, no acontecerá a menos que ya seáis felices y estéis alineados con el gozo. Como manifestante, si proyectáis el gozo y vuestro Ser divino del YO fuera de vosotros mismos hacia otra entidad, ello indicaría falta de gozo en el Ser que sois, y ausencia de conocimiento de vuestra divinidad soberana, pues buscáis expresar la unión con la Fuente con alguien que no es vosotros, y en verdad, hermano, que esto es de vosotros.

Cuando lo sepáis en el corazón y no con el intento, el pensamiento y la contemplación y el deseo de que se manifieste, sino que lo sepáis entonces acontecerá. Al emitir el pensamiento divino y saber que ya está éste manifestará el gozo de vuestro ser, que os permitirá que lo que deseéis se manifieste hacia vosotros.

Si en vuestro interior sentís frustración, miedo y cautiverio, entonces hay una mala alineación y la capacidad manifestante de Dios, que sois vosotros, también estará mal alineada y no fructificará porque albergáis dudas, y esta duda se tornará aparente en vuestra manifestación y sabréis que no tendrá lugar.. pero si sabéis que sí es, no que será, sino que ya ES, aunque aún no se haya manifestado físicamente, entonces será.

 P:  St. Germain, ¿tener experiencia sexual con todo lo que existe es hacer el amor con todo lo que existe, experimentar el éxtasis y crear la belleza?

Ciertamente, y estáis reestableciendo su validez en vuestro propio ser.  

 P: St.Germain, la homosexualidad y la bisexualidad han existido en todos los tiempos. Creo que fueron más aceptadas en lo que llamamos historia. ¿Por qué la sociedad actual se ha vuelto tan crítica?

No se las juzga más ahora que entonces. Siempre se las ha juzgado, pues se consideraron y percibieron como antinaturales, mas todo lo que existe es natural, de lo contrario no existiría.

Fundiros con vuestro propio género es simplemente expresar el miedo por el género opuesto por infinidad de motivos. 

La fusión del varón con el varón es la búsqueda del vacío, sin experimentar el miedo representado por la mujer de verdad. La mujer con la mujer experimenta la pasión por la sensibilidad y el dar mutuo, no sólo de placer sensual, sino de sustento emocional, sin arriesgar la contemplación del varón representado en lo físico.

El instinto de preservación vital en toda la humanidad es tan intenso que permite el sendero del menor riesgo. Abrirse siempre ha sido considerado como algo arriesgado, ya que, debido a la apertura en relaciones pasadas, ha encontrado mucho dolor, frustración y desolación. Entonces os decís: « ¿Por qué he de abrirme otra vez para que vuelvan a herirme?»

Lo consideraríais arriesgado. Os convertís en el vacío cuando abrís el sello de vuestro corazón para permitir el intercambio mutuo llamado relación sexual no sólo en lo físico, sino en otro tipo de intercambio.

Buscar fundiros con el vacío es buscar fusionaros con el vacío llamado la Fuente, pero en una comprensión microcósmica, en este plano de la Tierra en las relaciones físicas. Por ende, os cerráis y os separáis de vosotros mismos, y al hacerlo dejáis de ser receptivos. Entonces buscáis relaciones sin riesgos, sin riesgos percibidos. Muchas veces recurrís a vuestro propio género porque lo conocéis. Lo consideráis seguro. Ése es el motivo por el que lo haría una entidad.

Y se las juzga porque no se sabe por qué lo hacen. Pertenece a la oscuridad y se considera antinatural. No es la práctica aceptada, la actividad conocida. Por consiguiente, se considera que pertenece a la oscuridad.

Todo lo que es de la oscuridad es femenino en naturaleza y siempre ha sido juzgado, debido a la naturaleza de este plano y a la naturaleza de la separación. Cuando Dios contempló el YO y decidió crear la experiencia de la polaridad, la feminidad aquello que no es exteriormente aparente, fue perseguida como resultado de ello y colocada durante siglos en el altar del sacrificio. Ésa es la razón por la que la comunidad científica niega y rechaza en todo momento aquello que no es fácil y visiblemente aparente, incluyendo lo extraterrestre, la percepción extrasensorial y todos los sentidos que no son físicos, ya que son desconocidos, pertenecen a la oscuridad y, por ende, son femeninos. Son muy poderosos, y ese es otro motivo por el que se los teme, pues los resultados de dicho poder se pueden sentir y percibir, mas no comprender con un entendimiento organizado.

La esencia masculina del Álter Ego percibe el miedo y no hay nada de malo en ello. No existe juicio. Permitíos sentir el miedo, reconocerlo, abrazarlo, amarlo y dejar que sea como es. Avanzad en vuestro nuevo conocimiento de que ese temor forma parte de vosotros, unid las manos con él, abrazadlo y seguid adelante con un conocimiento unificado. No juzguéis ninguna parte de vosotros: masculinidad, feminidad, cómo expresáis vuestra sexualidad o cuáles son vuestras relaciones. No os juzguéis, pues, al hacerlo, estáis juzgando a la Fuente de vuestro ser y os separáis de vosotros mismos. ♥                                                                                                         

 Canalizado por

Azena Ramanda y Claire Heartsong